Cosas de Jorge

jueves, 22 de marzo de 2018

Espelta con sobras de pollo


La espelta refinada es un alimento similar al trigo, pero más natural.

Realmente, la espelta es un grano poco conocido, una vez cocido se asemeja un poco a la textura del arroz cocido, pero con más sabor.

Realmente no se trata de un nuevo invento de laboratorio, todo lo contrario, se calcula que la espelta ya se cultivaba hace más de 7000 años en Mesopotamia, utilizándose para realizar pan para la gente más pudiente, dejando el pan de centeno para el pueblo.

En el siglo XIX comenzó a dejar de cultivarse, puesto que el trigo costaba menos cultivarlo, aunque a partir del año 1980 fue redescubierto este cereal, a causa de lo cual podemos encontrarlo en Europa.

Ingredientes (2 personas):

4 puñaditos de espelta refinada
Sobras de pollo asado
½ cebolla
1 pimiento verde pequeño
4 ajos
1 pastilla de concentrado de verdura (puede ser de carne o pollo)
Aceite de oliva

Preparación:

Aunque podemos utilizar la espelta como sustituto de cualquier receta de arroz, hemos de saber que necesita más tiempo de cocción (alrededor de 60 minutos) y además es aconsejable (no imprescindible) dejarla la noche anterior en remojo, también necesitaremos aproximadamente cuatro veces su volumen en agua para cocerla.

Comenzamos colocando en remojo los granos de espelta toda la noche.

Troceamos en juliana la cebolla, el pimiento y fileteamos los ajos.

Colocamos en una cazuela de barro, un generoso chorro de aceite de oliva, a fuego medio, freímos en el la cebolla, el pimiento y los ajos hasta que las verduras estén tiernas.

Escurrimos la espelta en un colador, la lavamos bajo el grifo, colocamos en la cazuela de barro que contiene las verduras, añadimos aproximadamente cuatro veces el volumen de los granos de espelta, la espelta, la pastilla de concentrado de verdura y dejamos cocer a fuego lento hasta que casi se evapore el agua, unos 20 minutos antes de que nos seque añadimos el pollo deshuesado y troceado.

Servir caliente.