Cosas de Jorge

sábado, 25 de febrero de 2017

Lockheed X-22A


Hace muchos años que se habla de la tecnología antigravedad en aviones militares, aunque a día de hoy no sabemos si realmente existen o no.

En este artículo, os quiero presentar al Lockheed X-22A, un avión dotado de antigravedad, también conocido como disco de combate, siendo pilotado por solo dos hombres.

Se cuenta que existe un flota de discos de combate (Lockheed X-22A), los cuales están equipados con un haz de partículas neutrales (armas de energía) siendo posible, hacerlos invisibles, tanto al ojo, como al radar.

También se dice, que un ingeniero de la NASA, posteriormente del ejército estadounidense, (sin saberse su nombre), afirma haber visto las pruebas del X-22A en la zona del Área 51, comentando que la primera versión poseía un altímetro, pero el campo antigravedad le provocaba lecturas erróneas, por lo cual dicho ingeniero, recomendó la instalación de un gradiómetro, recomendación que fue incluida en versiones posteriores.

El gradiómetro es un aparato para medir la tasa de cambio de gravedad en un cambio de posición vertical u horizontal.

Al parecer durante los primeros días de la Operación Tormenta del Desierto, fueron confiscadas las cámaras de los soldados por lo cual no fue posible fotografiar o grabar material sensible.

Dos imágenes, fueron confiscadas a uno de sus oficiales, en la cual podía apreciarse una gran nave en forma de disco, situada delante de los soldados, con un haz de luz de alta densidad que surgía del interior de la nave.

Al parecer por donde pasaba el haz de luz, convertía en carbón vegetal a hombres y equipos, dejándolos en el suelo del desierto.

En una incursión del Área 51 el Dr. Richard Boylan, observó vuelos de prueba en el Área 51 de los Estados Unidos con tecnología antigravedad.

En el año 1992, en la base aérea de Nellis, su destacamento remoto del Área 51, observó Richard durante unos 14 minutos, el vuelo de un disco cubierto por una iluminación blanco azulada, volando a una altura de unos 60 metros de altura, se trataba del Lockheed X-22A.

Este disco realizaba maniobras con movimientos irregulares, incluso desaparecía de la vista, apareciendo un segundo o dos más tarde en otro lugar.

El Coronel Donald Ware, asegura que un general de tres estrellas que el VentureStar X-33, utiliza un sistema de electrogravedad a bordo.

Fuentes: