Cosas de Jorge

jueves, 22 de diciembre de 2016

Krishna


Krishna, según el hinduismo, es una de las numerosas encarnaciones del dios Visnú, aunque el krisnaísmo afirma que Kishna es el dios del cual emana Visnú y los demás dioses.

Krishna en sánscrito significa negro, oscuro, (aunque en ocasiones se traduce como azul oscuro), tradicionalmente se refiere al color de la piel del dios, generalmente, suele representarse de color azul, siendo uno de los principales y más venerados dioses de la India.

Se suelen representa deidades hinduistas con piel azul, refiriéndose al color de las nubes del monzón llenas de agua, las cuales dan buenos auspicios en la India, puesto que hacen crecer las cosechas.

Krishna afirma que siempre que la rectitud decae y aumenta la injusticia, se manifiesta, para la protección de los virtuosos, la destrucción de los viciosos y el restablecimiento de la rectitud, asegurando que se encarna de era en era.

En el Mahabharata encontramos las primeras referencias al dios Krishna en las enseñanzas de Krisná a su amigo, el guerrero Arjuna.

En el siglo III antes de Cristo, se cree que comienza a desarrollarse la religión de Krishna en varios Puranas (género de literatura escrita india).

En el siglo X después de Cristo, el Bhagavata dedica miles de versos a la descripción de la vida y obra de Krishna.

El Bhagavata Purana, texto seguido por los krishnaístas, nos cuenta que Krishna es la forma original de dios, siendo este un ser eterno, sin nacimiento, ni muerte, el cual adopto un cuerpo temporal para poder nacer y morir en la Tierra, pero que simultáneamente está presente en su planeta espiritual.

En el siglo XII el poema Guita-Govinda nos explica el esoterismo krishnaista.

Krishna pertenecía a la tribu de los jadus, de la dinastía de la Luna.

Kamsa, tío de Krishna, es avisado por el sabio Nárad a Muni que moriría manos un hijo de su hermana, la princesa Devaki casada con Vasudeva, ordenó encarcelar a su hermana y su esposo, asesinando a todos los hijos que nacían de su hermana.

Balarama, séptimo hijo de su hermana Devaki, escapa de la muerte al ser transferido al útero de Rójini (también esposa de Vasudeva, no encarcelada).

Devaki tuvo un octavo hijo, Visnú, en la forma de Krishna.

En la actualidad, en el lugar donde los hinduistas creen que estaba la celda del rey Kamsa, existe el templo Krisná Yanma Bhumi.

Vasudeva saco milagrosamente a Krishna de la celda, llevándolo a Vridavan, siendo reemplazado durante el sueño por un bebe recién nacido de una mujer del pueblo, Lashoda.

Vasudeva regresa a la celda, siendo la hija de Lashoda, Durga, la energía material de Krisná, dándose a conocer ante Kamsa, advirtiendo a este que el hijo de su hermana Devaki que lo mataría, había nacido y que nada podría hacer contra los deseos de Visnú, puesto que los planes de este jamás pueden ser frustrados.

En el hogar donde creció Krishna, había un hermano mayor Balarama, posteriormente también se habla de una hermana menor, Subhadrá.

Kishna es llamado Góvinda (pastor de vacas), su hermano Balarama es también llamado Jala ludha (que pelea con la azada).

Krishna siendo bebe, se portó mal con su madre, atándolo esta a un mortero de madera por su vientre, arrastrando a gatas el mortero Krishna y arrancando dos árboles de cuajo, por este acto es conocido también como Dámodar (atado con cuerdas por la barriga).

Otra de las historias populares de la India, nos cuenta el robo de la mantequilla recién hecha por la madre de este, por lo que se le conoce como Krishna khir-chor (el ladrón de mantequilla).

La niñez y adolescencia de Krishna es pasada en la región de Vrindávan (Mathurá) entre pastores y pastoras, manteniendo este amores con Radha.

Al igual que Ulises de Ítaca, Krishna es conocido como “héroe tramposo”, siendo este un eterno adolescente de unos 13 años, representado frecuentemente  tocando alguna de sus flautas, atrayendo y fascinando a las gopis, pastoras jóvenes de Vrindában.

Kamsa, pocos meses después del nacimiento de Krishna envió monstruos para matar a Krishna, matando este con pocos días de vida a Putana, una giganta enviada por Kamsa para matarlo amamantándole con leche envenenada.

Krishna se convierte en el rey de los jadavas, en Mathurá, hizo amistad con su primo Arjuna y con los príncipes Pandavas del reino Kuru.

Krishna se casó con la hija del rey Bhishmaka de Vidarbha, Rukmini.

Una década después Krishna se lleva a sus súbditos a Dwarraka.

Arjuna y Krishna incendiaron el bosque de Khándava para alimentar al dios del fuego (Agní), a causa de lo cual se produjeron grande pérdidas animales y se cree que también humanas.

El Mahabharata nos cuenta que Krishna es primo de los líderes de los pandavas y de los kurus, los cuales estaban enfrentados.

Krishna se alió con los Pándavas, mientras su hermano Balamara favorecía a los kurus.

Cuando el kuru Dushasana trato de desnudar ante la corte a Draupadi (esposa de los cinco Pándavas) esta fue protegida por Krishna haciendo que al vestido sari que envolvía a esta, nunca se le terminara la tela.

Krishna se colocó en el bando de los Pándavas, donde estaba su amigo Arjuna, el cuál no quería pelear con sus familiares, ante lo cual Krishna le mostro una sección del Mahabharata (Bhagavad-Guita), tras lo cual la guerra duró 18 días.

Krishna reinó a los jadus en Dwáraka conviviendo con sus 1.108 esposas.

En ocasiones Krishna mataba a sus enemigos con el sudarshaná chackrá, un disco letal con mucho filo, el cual es un atributo del dios Visnú.

El Visnú Purana menciona que Krisná abandona Dwarka pasados 3 años de la guerra del Mahabharata.

Toda la familia de los jadus se mató entre ella, siendo Krishna matado accidentalmente por un cazador, al confundirlo con un venado a la edad de 125 años, 7 meses y  algunos días.

Fuentes: