Cosas de Jorge

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Harriet Hall


La Dr. Harriet Hall es una escritora, que nació un 2 de julio del año 1.945, la cual se formo en la Universidad de Washington, formó parte de la Eglin Air Force Base.

Harriet se considera una escéptica pasiva, conoció a Wallace Sampson, en Oregon, donde Sampson la convenció para escribir un artículo para la Revista Científica de Medicina Alternativa sobre la Vitamina O que había visto anunciada en el correo.

Poco después empezó a escribir artículos para el Skeptical Inquirer.

Harriet habló con Michael Shermer, sobre el libro El Código de Dios, lo cual la hizo escribir un artículo sobre este libro en la revista Skepic.

Esto la llevo a escribir otros artículos, a partir de finales del año 2.006, ha poseído una columna permanente en la revista Skeptic que tituló SkepDoc.

Harriet siempre ha criticado la medicina alternativa dudando de su eficacia con la siguiente afirmación:

“Si se demuestra que es verdaderamente eficaz, seria parte de la medicina regular”

También ha criticado al Ejército de los Estados Unidos en el uso de la acupuntura afirmando:

“La idea de poner agujas en la oreja de alguien, no va a sustituir a cosas como la morfina, es simplemente ridículo”.

Sin querer menospreciar a la doctora Harriet, a pesar que normalmente no soler opinar, simplemente mi costumbre es exponer hechos que he recopilado e intentar que el lector opine, en este caso, repito, respetando los conocimientos de la doctora Harriet, reconociendo mi incultura, tanto en la medicina tradicional, como en la medicina alternativa, DISCREPO de la opinión de Harriet.

Para empezar, si las agujas de la acupuntura sirven o no, simplemente es algo que no comprendo, aunque si respeto.

En segundo lugar, las plantas tienen toda una serie de principios activos que está probado que dan resultados y opino que pueden ser un apoyo a la medicina tradicional, al igual que la alimentación y el ejercicio físico.

En tercer lugar, la medicina tradicional es enemiga de la medicina alternativa, generalmente nos curan con medicamentos, para paliar los efectos nocivos de esos medicamentos nos dan más medicamentos y se infravaloran los beneficios de la alimentación, del ejercicio y de otras opciones como la medicina alternativa.

OPINO que ambas medicinas en lugar de enfrentarse deberían colaborar, los beneficiados serian los enfermos, las perjudicadas, las grandes farmacéuticas que probablemente venderían menos productos y los beneficiados serian los herbolarios, pero repito, los grandes beneficiados serian los enfermos.

Todos hemos recurrido en alguna ocasión a los remedios de la abuela (con todos mis respetos, una inculta química) pero os pregunto ¿suelen funcionar?

Pues si la abuela desde su incultura, probablemente sin saber escribir, sabe soluciones populares para muchos problemas… ¿por qué no aprender de ello en lugar de atiborrarnos a química, sin ignorar la química?

Si opináis que los remedios de la abuela no funcionan… pues a ignorarlos toca.

La doctora Harriet, ha criticado las recomendaciones y productos de Daniel G. Amen, así como las terapias alternativas de Andrew Weil.

Sobre estos dos señores no pienso escribiros, ni opinaros hoy, pero en breve escribiré un artículo parecido al de hoy hablando sobre ellos.

En el año 2.008 publico su autobiografía, la Dr. Harriet, centrándose en su experiencia en las Fuerzas Aéreas de los EE.UU.

En enero del año 2.010 obtuvo una columna regular en O, The Oprah Magazine de 250 palabras (aproximadamente algo menos de la mitad de lo que suelen ocupar mis artículos), donde desacreditaba los mitos comunes de la salud, la relación de ella y la revista no era muy efusiva que digamos y su cooperación termino en junio de 2.010.

También durante el año 2.010 fue elegida miembro del Comité para la Investigación Escéptica.

Podéis visitar su página web “El SkepDoc”.