Cosas de Jorge

viernes, 18 de noviembre de 2016

Aktion T4


En esta ocasión tocaremos el plan de Hitler para limpiar la raza alemana.

El plan Aktion T4, consistió en un programa que duro oficialmente desde el año  1.939 hasta el año 1.941, donde se afirmaba que toda persona que no era alemana, tenía un defecto hereditario, (no tenia los rasgos característicos alemanes que Hitler deseaba), costaba 60.000 marcos a los alemanes.

Por este motivo creo la Oficina de Políticas Raciales para justificar eliminar a los que no “merecían” vivir (básicamente los judíos).

También en Julio de 1.933, las Nazis promulgaron una ley de prevención de la descendencia con enfermedades hereditarias, esta ley obligaba a la esterilización de las personas con enfermedades tales como la esquizofrenia, epilepsia, enfermedad de Huntingon, imbecilidad, los alcohólicos crónicos, las prostitutas, etc.

Entre 1.933 y 1.939 un total de 360.000 fueron esterilizadas, alguna insinuaron que también se incluyeran personas con defectos físicos, aunque no se admitió, por el motivo que algunos mandamases nazis, como Goebels o Bouhler, hubieran tenido también que ser esterilizados, a partir del año 1.937 bajo el ritmo de las esterilizaciones por falta de mano de obra.

Esta horrenda ley también obtuvo adeptos a principios del siglo XX, en países tales como Estados Unidos, Suecia, Suiza…

Hitler aprovecho la guerra para ir más allá en ese plan, pasando de la esterilización al asesinato, diciendo que era muy costoso mantener personas que “no merecían vivir”  gastaban recursos que necesitaban heroicos soldados heridos o personas evacuadas de ciudades bombardeadas.

Además “personalidades” como el Dr. Hermann Pfannmüller, hacía comentarios tales como “La idea insoportable que lo mejor, la flor y nata de nuestra juventud, tenga que perder su vida en el frente para que los imbéciles y elementos asociales e irresponsables tengan una existencia cómoda en un asilo”.

Menos mal que el señor  Pfannmüller (señor por decir algo) era médico, sin más comentarios.

En mayo de 1.939, Hitler creo el Comité para el Registro Científico de las Enfermedades Hereditarias y Congénitas Serias, bajo las órdenes de su médico personal el Dr. Karl Brandt, obligaba a los médicos a informar de los nacidos con enfermedades graves, la misión de este “comité” era ni más ni menos que el asesinato de todos los menores de 3 años que se les sospechara enfermedades graves.

Los padres de estos niños no eran partidarios de aplicar estas medidas a sus hijos y los enviaban a centros especiales o los mandaban de vacaciones, en estos centros donde eran enviados, eran “evaluados”, los cuales eran asesinados con una inyección letal y se registraba su muerte como muerte a causa de una neumonía.

Como con el asesinato no bastaba, se aprovechaba el cadáver para hacerle una autopsia, se tomaban muestras del cerebro para hacer investigaciones, curiosamente los médicos se sentían mejor realizando estos experimentos afirmando que esas muertes habían sido en pro de la ciencia, sin comentarios.

Cuando estallo la guerra en 1.939 estas “evaluaciones” se extendieron a adolescentes, delincuentes juveniles, niños judíos y niños mayores de tres años.

El programa se extendió a adultos con discapacidades, empezando por la invadida Polonia, donde fueros fusiladas y gaseadas la friolera de unas 17.000 personas, mas tarde este sistema se aplicaría en la mismísima Alemania de forma sistemática.

En 1.940 el programa T4 (Aktion T4), ya contaba con seis instalaciones de gaseamiento.

Para que las familias no molestaran, los enfermos eran enviados a hospitales de transito, para ser enviados a hospitales especializados más tarde, se decía a las familias que no podían visitarlos por causa de la guerra y generalmente a las 24 horas los enfermos eran asesinados, después de esto, pasado un tiempo, se enviaba un certificado de defunción con motivos y fecha ficticia, junto una urna funeraria con cenizas, e incluso en ocasiones, se solicitaba a la familia, el pago de los costes funerarios.

Como el programa T4 era un secreto a voces, en 1.940 algunos obispos católicos, especialmente Clemens August von Galen (conocido como el León de Munster), denunció el programa en varias pastorales y escritos, pero sus sermones no fueron publicados por la prensa alemana, aunque si en panfletos ilegales.

A causa de las protestas que se extendieron en Baviera con tal intensidad que el mismísimo Hitler fue increpado, este considero que en tiempos de guerra no era bueno enfrentarse a la iglesia y el 24 de agosto fue abolido el programa Aktion T4.

A pesar de ello en 1.942 se reemprendió el proyecto a menor escala y de forma local, sin gaseamientos, pero con inyección letal o sobredosis de drogas en varias clínicas alemanas y austriacas, o en otros casos se optaba por dejarlos morir de hambre que era más barato.

Se calcula que hasta 1.941 fueron asesinadas entre 75.000 y 100.000 personas, aunque el Tribunal Militar Internacional de Núremberg afirmo  que fueron 275.000 las víctimas.