Cosas de Jorge

domingo, 23 de octubre de 2016

Castillo de coral



En esta ocasión, volvemos a disfrutar de los placeres de un viaje virtual, marcharemos a Estados Unidos, concretamente al estado de Florida, sin despegar el trasero de nuestra silla.

En este viaje virtual, conoceremos un curioso castillo fabricado con las manos de un solo hombre, para su amada Agnes, que jamás llego a habitarlo.

El arquitecto y albañil de este castillo, se llamaba Edward Leedskalnin, un escéptico emigrante letón, escultor, también conocido por sus teorías sobre el magnetismo.

Edward, nació un 12 de enero del año 1.887, en Stämeriena, Livonia(actual Letonia), falleciendo el día 7 de diciembre del año 1.951, en Miami.

A la edad de 26 años, Edward se comprometió con Agnes Scuffs, la cual rompió su compromiso de boda el día antes de casarse, por lo cual Edward desolado emigro a América del Norte.

En Homestead, en Florida (EE UU), existe una curiosa construcción, realizada con rocas, conocida como el Castillo de Coral, realizado por las manos de Edward Leedskaslnin, aunque el autentico nombre de dicho castillo es Rock Gate Park, un curioso castillo construido con más de 1000 toneladas de piedras de coral, su parque está rodeado de figuras relacionadas con la astronomía, estando rodeado dicho parque por un muro de tres metros, construido con bloques de coral con un peso de unas 15 toneladas cada uno.

Todas estas enormes piedras, fueron esculpidas y colocadas por un solo hombre, durante unos 28 años, Edward Leedskalnin.

El Castillo de Coral, lo comenzó a esculpir Edward en Florida, con herramientas rudimentarias, conseguidas en desguaces y vertederos, obteniendo las piedras del lugar donde construía su obra.

Edward Leedskalnin, también era aficionado a la electricidad y el magnetismo, llegando a construir un generador eléctrico de manivela y a escribir toda una serie de “folletos cortos,” que vendió a periódicos locales.

Cuando a Edward se le preguntaba como movía piedras tan pesadas, Edward respondía que no era difícil, sabiendo cómo moverlas y según la web de “Castillo de Coral,” podía mover las pesadas piedras por el simple razonamiento de que Edward conocía muy bien las leyes de la gravedad y sabia utilizarlas, pero lo curioso es que solo trabajaba de noche y que existen fotografías donde utiliza postes de telégrafo (actuales postes telefónicos), colocándolos en forma de trípode, colgando de ellos cadenas y polipastos.

Más tarde, Edward compró un terreno cercano de mayor tamaño (situado a unos 15 kilómetros) del que poseía, trasladando su castillo a él, piedra a piedra, con la ayuda de un tractor y un remolque alquilados, otras fuentes comentan que utilizó un viejo camión, aunque en realidad, no se sabe como realizó el traslado.

En este nuevo terreno, lo primero que hizo Edward fue preservar su intimidad, construyendo una muralla alrededor de su castillo, constituida por bloques de piedra de dos metros y medio de altura, por tres metros de ancho y otros tres metros de lado, con un peso de unas 60 toneladas.

La forma como conseguía mover estas enormes piedras, a día de hoy sigue siendo un misterio, aunque unos niños “contaron” que vieron a Edward trasladar sus piedras como flotando en el aire… esto y su generador magnético ha potenciado la creencia de que conocía el secreto de las pirámides, gracias a ello podía mover sin dificultad su enormes piedras sin esfuerzo.

Otro enorme misterio es la puerta giratoria de la entrada, una gran piedra de unas nueve toneladas de peso, la cual reposa sobre una piedra cilíndrica la cual posee los rodamientos de una rueda de camión, pero que curiosamente se puede hacer girar, a pesar de su elevado peso, con extrema facilidad.

Pero lo extraño no termina aquí… al parecer hace unos años la puerta se atasco, al dañarse los rodamientos por el tiempo y el peso de la piedra, para lo cual fue necesaria una grúa de grandes dimensiones, para sustituir el rodamiento dañado, momento en cual se pudo estudiar la piedra sobre la que descansaba la puerta, donde los expertos consideraron que los componentes de esta piedra no pertenecían a la Tierra…
Continuamos con los misterios…

El generador de manivela de Edward, aun existe y se puede ver y tocar, al parecer este generador según afirman algunos, fabricado a mayor escala podría solucionar los problemas energéticos del planeta, afirman que el generador funciona…


Qué pena, que tanto Edward Leedskalnin y Nikola Tesla, no se sentaran a charlar en una mesa imaginaria… pero quizás los intereses económicos los hicieran retornar a su traje de pino.