Cosas de Jorge

jueves, 6 de octubre de 2016

Canelones de mejillones de lata


Estamos acostumbrados a comer canelones de carne, incluso de verduras, pero ¿habéis comido alguna vez unos canelones de mejillones de lata?

Como tenía sobras de una menestra congelada y cocinada al vapor, se me ocurrió que un gusto suave como es el de las verduras de la menestra podría combinar perfectamente con unos mejillones de lata.

Aunque los mejillones que he utilizado, son un poco difíciles de encontrar, pueden servir los habituales mejillones en escabeche de lata, creo que como tienen el sabor más fuerte, aun quedarían mejor.
Ingredientes (8 canelones):

1 lata de mejillones cocidos
8 láminas de canelones
Sobras de menestra cocida
Harina (recomiendo, sémola de maíz “Maicena”)
Leche
Nuez moscada
Mantequilla
Cebollino fresco (para decorar)
Queso rallado
Sal

Preparación:

Os recomiendo preparar mayor cantidad de canelones, congelar los sobrantes y solo con el trabajo de preparar una bechamel tendréis canelones caseros para otras ocasiones.

En primer lugar necesitaremos una cazuela con abundante agua con sal y un chorrito de aceite, la cual cuando comience a hervir se le añadirán las láminas de pasta de los canelones, atendiendo a las instrucciones del fabricante, que generalmente son 15-20 minutos de cocción.

Agregar las láminas de pasta una a una, para no se os peguen.

Una vez estén al dente (flexibles pero un poco duras), las retiramos del fuego y las dejamos escurrir sobre un trapo limpio, cuidado que queman.

Mientras se nos escurren y se enfrían trituramos la menestra con la batidora formando una pasta y abrimos la lata de mejillones.

Sobre cada lámina de pasta colocamos dos cucharadas de la pasta que hemos realizado con la bechamel y le colocamos también dos mejillones de lata escurridos.

Enrollamos los canelones, los colocamos en un plato apto para el horno.

Preparamos una bechamel colocando una cucharada de mantequilla en una sartén, con una cucharada de harina (con sémola de trigo os quedara más suave), tostamos un poco la harina, añadimos la nuez moscada, sal (sin abusar que los mejillones ya tienen sal) y vamos añadiendo leche hasta que la bechamel tenga la textura que deseemos.

Repartimos la bechamel sobre los canelones que hemos preparado con anterioridad, cubrimos abundantemente de queso rallado.

Gratinamos 10-15 minutos a partir de horno frío.

Decoramos con cebollino picado.

Servir muy caliente.