Cosas de Jorge

viernes, 22 de julio de 2016

Desierto de Atacama en Chile


En esta ocasión, vamos a conocer un gran desierto, que supera los 100.000 km2, el cual está situado en Chile, aunque también limita con zonas desérticas de Argentina, Bolivia y Perú.

Se trata del desierto más seco del mundo, bañado por el Océano Pacifico tanto en la costa de Chile como Perú y limitado en Argentina y Bolivia por la cordillera de los Andes.

Curiosamente, cada 5 o 7 años el clásico aspecto arenoso del árido desierto, entre los meses de septiembre a noviembre, son cubiertas sus arenas por un manto de flores, dispersando estas sus exóticas fragancias, transformando completamente su paisaje entre el norte de Serena y el sur de Antofagasta.

El desierto de Atacama es rico en cobre (Chile es el mayor productor mundial), también posee hierro, oro, plata, boro, litio, nitrato de sodio, sales de potasio, bischofita (sal de magnesio utilizada como agente apelmazante en la construcción de caminos).

En la antigüedad (hace unos 3.000.000 de años), el desierto de Atacama estaba sumergido bajo las aguas del océano, la causa de no tener precipitaciones lluviosas lo provoca la cordillera de los Andes, puesto que las montañas bloquean el paso de las nubes.

A causa del bloqueo de las precipitaciones, por la cordillera de los Andes, solo llueve con precipitaciones superiores a un milímetro una vez entre cada 15 o 40 años, llegando a estar la parte central del desierto hasta 400 años sin lluvia, siendo el lugar menos lluvioso de todo el mundo y el lugar donde se produce la sequía más prolongada.

Aunque la diferencia de temperatura, entre el verano y el invierno es poca, las diferencias de temperatura entre el día y la noche son muy elevadas, alcanzando los -25ºC durante la noche y llegando a los 50º C durante el día.

En el área de Copiapó (ciudad chilena) el desierto se vuelve fértil a causa de la camanchaca (bruma generada en el mar), la cual permite la vida a reservas naturales como el Parque Nacional Pan de Azúcar y el Parque Nacional Fray Jorge y entre las cuidades de Copiapó y La Serena hay valles, que sus viñas producen reconocidos piscos (aguardiente de uvas) y vinos.

También a causa de su altura, poca contaminación lumínica y escasez de nubes, es una zona idear para ubicar observatorios astronómicos, habiendo gran cantidad de ellos en la zona.

Hace unos 12.000 años, en Taltal (ciudad del norte de Chile), residían los primeros habitantes de la zona, en la mina más antigua del continente, de la cual se extraía oxido de hierro.

Hace unos 5.000 años, se desarrollo en la zona la cultura Chinchorro, la primera cultura conocida que momificaba artificialmente a sus muertos.

A pesar de lo inhóspito de la zona, ha sido habitada por los atacameños, los changos, los coles, los lupacas y los uros.

La zona fue dominada por el señorío de Chucuito y posteriormente por el Imperio Inca.

Tras las Guerras de Independencia Hispanoamericanas, la zona fue disputada hasta la firma de los tratados de los límites de 1.886 y 1.874, para pasar a convertirse posteriormente en territorio bolivariano.

En el año 1.873 se firma una Alianza Defensiva Perú-Bolivia.

El 14 de febrero del año 1.879,  en Antofagasta se produce un desembarco chileno, iniciando acciones militares contra Bolivia.

El 5 de abril del año 1.879, Chile declara la guerra a Perú y Bolivia, a causa de la Alianza Defensiva Perú-Bolivia comenzando la Guerra del Pacífico.

En el año 1.884, finaliza la Guerra del Pacífico con la victoria de Chile, se firma el tratado de Arcón con Perú, obteniendo Chile el departamento de Tarapacá y la provincia de Arica, con el pacto de Tregua, firmado con Bolivia, obtiene Chile el departamento del Litoral.

En el desierto de Atacama encontraremos unas extrañas formaciones rocosas, dunas en el Valle de la Luna, también en el Valle de la Muerte encontraremos colores cambiantes y también es espectacular su Cordillera de la Sal, siendo muy visitado el mirador de dicha cordillera, la quebrada de Ckari, las Tres Marías, raras formas escultóricas de sal y la duna mayor del Valle de la Luna.

Tanto el Valle de la Luna, como el Valle de la Muerte del Desierto de Atacama, parecen paisajes de otro planeta por sus formaciones geológicas de rocas y arena, erosionadas por el agua y el aire.

El Valle de la Luna, decretado en el año 1.982, Santuario de la Naturaleza y la Cordillera de la Sal, asemejan un paisaje lunar, los cuales pertenecen a la Reserva Nacional Los Flamencos, lugar donde no hay vida, ni humedad, siendo este considerado el lugar más inhóspito del planeta, en este lugar también encontraremos unas esculturas salinas conocidas con Las Tres Marías.

Cerca del Valle de la Luna, encontraremos el Valle de la Muerte, denominado así a causa de que muchos de los que tratan de cruzar esa zona tan inhóspita  mueren, a causa de lo cual se encuentran huesos desperdigados de animales y personas en la zona.

Hay que destacar los geoglifos que podemos admirar en el desierto de Atacama, alrededor de unas 500 unas grandes figuras abstractas (entre 10 y 300 metros de tamaño) grabadas en el suelo, situadas entre las ciudades de Antofagasta y Arica, las cuales lleva estudiando años el arqueólogo chileno Gonzalo Pimentel.

Estos dibujos fueron realizados, retirando la capa superior de tierra, más oscura, dejando ver la capa inferior más clara, estos dibujos que la naturaleza ha preservado miles de años en el desierto, son muy frágiles y la acción humana las daña considerablemente al circular sobre ellas.

Destacamos una figura abstracta con un trazado ortogonal de 300 metros de largo por 80 metros de ancho, dibujada entre el año 900 y el año 1.550 de nuestra era, lo cual nos provoca una curiosa pregunta…

Si para observar dicha figura, es necesario verla desde el aire y en esa época en hombre aún no volaba ¿con que motivo se dibujo?

Según Pimentel, estos geófitos es un  tipo de arte rupestre dejado por antiguas caravanas de personas que por allí pasaban en la antigüedad.