Cosas de Jorge

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Meiras diferentes



Como podéis observar, últimamente me está dando por realizar bastantes cenas de una cocina que podríamos denominarla “de autor,” aunque combinando varias comidas en un mismo plato, pero basándome más que en comida de autor (que con todos mis respetos, es comida para paladares diferentes a los míos), mezclando diferentes ingredientes en un mismo plato.

Realmente este plato, para realizarlo para dos personas es complejísimo, pero si cuando cocinamos, cocinamos de más y vamos guardando sobras, este plato se hace en un plis plas y además, fácilmente se pueden alterar los ingredientes sin problema alguno.

Además este tipo de plato puede comerse tanto frio como templado, aunque las meiras (bacaladillas) las recomiendo recién hechas, como mínimo calentitas, pero frías también están ricas y además es un pescado de paladar suave, algo soso y muy barato.

 Ingredientes (2 personas):

½ kg de meiras (bacaladillas)
½ kg de tomate triturado
8 g de agar agar (gelatina vegetal)
4 pencas de apio
3 huevos
Harina
Queso de untar
½ calabacín
1 cucharadita de azúcar
Pimienta
Sal
Aceitunas verdes y negras (para decorar)
Perejil fresco
Nota: tanto de meiras, como de tomate, os sobraran bastantes, pero se pueden guardar para futuras recetas, y el tomate se puede congelar para dar toques muy especiales en otras recetas.

Preparación:

En primer lugar coceremos el apio hasta que este tierno (puede ser cardo, pencas de acelga…) y cortamos 4 trocitos de una o dos de sus hojas de la parte dura, como siempre os aconsejo cocer muchas más, en este caso yo las tenía cocidas sobrantes de otra receta.

Dejamos enfriar, escurrimos y reservamos.

Ahora atacaremos el tomate, lo más espectacular de nuestro plato.

Volcamos medio kilo de tomate triturado en una cazuela (yo lo usé de lata), le colocamos la cucharadita de azúcar, para matar el posible ácido, sal y pimienta al gusto.

Ponemos a calentar al fuego y una vez caliente agregamos el agar agar, removiendo constantemente un par de minutos.

Colocamos el tomate en moldes de silicona, del formato que más nos guste, previamente aceitados con aceite de oliva (yo utilice aceite en spray pero también vale un pincel de cocina, o simplemente la aceitera de toda la vida).

Dejamos enfriar y guardamos en el frigorífico, (nos saldrán un montón), una vez solidificados, podemos desmoldar los que nos sobren y guardarlos en el congelador para futuras recetas.

Cortamos el calabacín a filetes (en mi caso cuadrados) y lo dejamos sudar espolvoreado con sal sobre papel de cocina.

Ahora toca pelearse con el pescado, se puede pedir a nuestro pescadero que nos lo filetee, quitando tripas, cabeza y espinas, así nos ahorraremos buena parte del trabajo.

Separamos los filetes del pescado, sin olvidar eliminar las aletas que darían un toke desagradable y enharinamos en harina y sal cada uno de los filetes.

Enroscamos cada filete sobre sí mismo, tomado forma de caracola, como veis en la foto y lo aguantamos con un palillo.

Calentamos abundante aceite en una sartén.

Batimos los huevos en un recipiente.

Vamos pasando los lomos de meira, previamente enharinados por el huevo y los freímos poco a poco, por (por tandas) en el aceite.

Cuando terminemos con las meiras, pasamos por la harina y el huevo el calabacín.

Lo freímos en el mismo aceite de freír el pescado, que al fin y al cabo el calabacín será acompañamiento del pescado, aunque los más delicados de paladar podéis poner aceite limpio para el calabacín.

También podéis freír primero el calabacín y después las meiras.

Rellenamos el apio de queso de untar, lo decoramos con perejil fresco picado.

Ya solo os falta montar el plato a vuestro gusto.

Como ejemplo tenéis la foto, pero seguro que vuestra imaginación da mejores resultados.