Cosas de Jorge

lunes, 30 de noviembre de 2015

Cruasants de cabezada de cerdo


Normalmente, acostumbramos a comer los cruasanes, acompañados de leche o café, aunque últimamente se están poniendo de moda los cruasanes salados.

Pues en este caso, he querido preparar para cenar, dos simples cruasanes, rellenos de carne y lombarda, calentitos.

Ingredientes (2 personas):

2 cruasanes
2-4 filetes de cerdo (dependiendo del tamaño)
Lombarda (col morada)
1 tomate
Sal
Aceite de oliva

Preparación:

 La lombarda la tenía preparada con antelación.

La lombarda es una col que sus hojas tienen un color morado, se corta un trozo de ella en juliana y se introduce en un tarro de cristal y se cubre con agua y abundante sal.

Tapamos el frasco y dejamos reposar alrededor de una semana en sitio fresco y oscuro.

El color morado de la col se convertirá en un precioso rojo tomate y el sabor de la col será saladito y crujiente.

Lavamos y troceamos el tomate, colocándolo en el vaso de la batidora.

Añadimos al tomate un generoso chorro de aceite y sal y trituramos.

Freímos en una sartén, con un poco de aceite, los filetes de carne, previamente sazonados.

Abrimos en dos, ambos cruasanes y untamos su parte interior con el tomate triturado.

Colocamos la carne sobre la mitad inferior de cada cruasán.

Cubrimos con la carne con tiritas de lombarda.

Cubrimos con la otra mitad del cruasán.

Antes de servir, calentar al horno, a partir de horno frío unos 10-15 minutos a 160º.