Cosas de Jorge

sábado, 14 de febrero de 2015

Mejillones picantes con tomate



Hoy toca comer mejillones… y le daremos alegría a unos mejillones con tomate picantito.

Con los ingredientes que os pongo sale el doble de lo que cocine, puesto que cocine para dos personas (lo que veis en el plato), con el resto, lo reserve para futuras recetas por separado, la salsa de tomate a un recipiente y para el congelador, la otra mitad de mejillones “quizás” para mañana con una mayonesa de ajo.

Ingredientes (4 personas):

1 kg de mejillones
2 cebollas
1 pimiento italiano
½ cabeza de ajos
½ pastilla de concentrado de carne
½ l de cava
2 guindillas
½ cucharadita de pimentón rojo dulce
1 cucharadita de azúcar
Aceite

Preparación:

En primer lugar lavamos los mejillones y les eliminamos sus barbas.

Los introducimos en una cazuela con el cava y dejamos cocer a fuego lento, hasta que se nos abran.

Mientras se nos abren los mejillones, colocamos un generoso chorro de aceite en una cazuela de barro y ponemos a calentar, a fuego bajo.

Mientras se calienta el aceite, vamos pelando y picando en juliana las cebollas.

Desechamos las semillas del pimiento y lo troceamos también, en juliana.

Pelamos y fileteamos también los ajos.

Introducimos, pimiento, cebollas y ajos en la cazuela de barro.

Añadimos, desmenuzándola, la media pastilla de concentrado de carne.

Vamos dándole vueltas hasta que tanto la cebolla como el pimiento se pongan blandos.

Añadimos el tomate, el pimentón dulce y la cucharada de azúcar (para matar el ácido del tomate) y removemos.

Si vemos que espesa el tomate, le añadimos un vasito de agua, no le puse aun el caldo de cocer los mejillones porque pienso retirar la mitad de la salsa para otra receta que puede ser que el sabor del pescado no le siente bien.

Cuando esta lista la salsa (en este momento retire la mitad), añado un vaso de caldo de los mejillones, previamente colado y colocamos la mitad de los mejillones desechando una de sus valvas.

Calentar 15-20 minutos a fuego lento, hasta que la salsa espese.

Servir calentitos.

Nota:

Nos resta la mitad la salsa para una receta de carne, verdura o pescado y otros tantos mejillones, para otra receta.