Cosas de Jorge

martes, 2 de diciembre de 2014

Las Cruzadas



Las cruzadas, consistieron en expediciones militares, con la misión de tomar Jerusalén, recuperando para la cristiandad los lugares sagrados, tras ser conquistados por los turcos selyúcidas, en el año 1.076.

El nombre de cruzada, proviene de la cruz que los soldados llevaban bordada en sus pechos.

En el Concilio de Clermont, en el año 1.095 el Papa Urbano II predicó la primera cruzada.

Entre los años 1.095 y 1.291 se realizaron ocho cruzadas.

Durante los años 1.095 y 1.099, bajo las ordenes de Godofredo de Bouillon, Raimundo IV de Tolosa y Bohemundo I de Tarento, se desarrolló la Primera Cruzada, tomando Nicea en el año 1.097, en el año 1.098 conquistaron Antioquia y el condado de Edesa, conquistando Jerusalén y Trípoli en el año 1.099, con lo cual crearon en Reino de Jerusalén.

Jerusalén, durante su conquista, los cruzados realizaron una horrenda matanza sin respetar musulmanes, judíos, mujeres, ni niños, Jerusalén cayó en manos de los cruzados el 15 de julio del año 1.099.

Entre los años 1.147 y 1.149 se desarrolla la Segunda Cruzada, cuando el Papa Eugenio III se da cuenta de la debilidad de los Estados cruzados, a través de Bernardo, abad de Claraval, a causa de que los turcos tomaron Edesa en el año 1.144, bajo las órdenes de Luis VII de Francia, junto su esposa Leonor de Aquitania y el emperador Conrado III de Alemania, los cuales mantuvieron constantes desacuerdos durante toda la contienda, cuyo final fue el fracasado asalto a Damasco en el año 1.148.

Durante los años 1.189 y 1.192, a causa de que es tomada Jerusalén por Saladino, en el año 1.187, es organizada la Tercera Cruzada bajo las órdenes de Ricardo Corazón de León, Felipe II Augusto de Francia y Federico I Barbarroja de Alemania, sin conseguir los objetivos que se proponían, aunque el 13 de julio del año 1.191 es tomada Acre, que fue su única victoria, tras la cual Ricardo realizo una matanza de varios miles de prisioneros, lo cual le otorgo el apodo de Corazón de León.

Fernando Corazón de León, firmo una tregua con Saladino, para permitir que los peregrinos pudiesen entrar en Jerusalén libremente, con la condición de entrar desarmados.

En el año 1.199, el papa Inocencio III convoca la Cuarta Cruzada contra Egipto, la cual se realiza entre el año 1.202 y el año 1.204, que fue desviada hacia el Imperio Bizantino, a causa de la intervención de los venecianos, aliándose Enrico Dandolo con el jefe de la cruzada Bonifacio de Montferrato, donde los venecianos utilizaron la cruzada en beneficio propio.

Los cruzados lucharon contra los húngaros en Zara, causa por la cual Inocencio III los excomulgó, de Zara marcharon a Bizancio donde colocaron en el año 1.203 a Alejo IV como Basileo (rey, emperador bizantino), el cual fue depuesto por los bizantinos que coronaron a Alejo V Ducas.

El 12 de abril del año 1.204, es tomada y saqueada Constantinopla (Imperio Bizantino), en este terrible saqueo miles de cristianos, incluyendo mujeres y niños, fueron asesinados por los propios cruzados destruyendo palacios, mansiones e incluso iglesias.

La Quinta Cruzada, también proclamada por Inocencio III, en el año 1.213, que partió en el año 1.218, bajo las ordenes de Honorio III y el rey Andrés II de Hungría, con el ejercito más grande jamás llevado por las cruzadas, con el objetivo de conquistar Egipto, en un principio obtienen el éxito conquistando Damieta, pero la ambición de los cruzados, atacando El Cairo, les hizo obtener una derrota que les obligo hasta a abandonar lo anteriormente conquistado en el año 1.221.

El papa ordenó al emperador Federico II Hohenstaufen que se fuera a la sexta cruzada, pero este fue retrasando la partida, lo cual le costó la excomunión, aunque finalmente Federico II, sin el permiso papal, pero con pretensiones propias para el trono de Israel, recupero Jerusalén y mediante un acuerdo se autoproclamo rey de Jerusalén en el año 1.229, junto con Belén y Nazaret.

En el año 1.244, vuelve a ser reconquistada Jerusalén por los musulmanes, tras la tregua de diez años de la Sexta Cruzada.

Luis IX de Francia, que era muy devoto organiza la Séptima Cruzada entre los años 1.248 y 1.254, dirigida contra Damieta, siendo derrotado y encarcelado en El Mansurá junto con todo su ejército.

En el año 1.259, Luis IX de Francia organiza la Octava Cruzada, con la idea de desembarcar en Túnez y desde ahí desplazarse por tierra hasta Egipto, la idea de esta cruzada le fue propuesta a Luis IX por el rey de Nápoles, Carlos de Anjou, con la intención oculta de aniquilar a los mercaderes tunecinos, aunque al desembarcar se encontraron con una epidemia de disentería (trastorno inflamatorio del intestino, generalmente el colon, que provoca una diarrea grave) enfermedad que afecto a Luis IX muriendo este a los pocos días.

Fuentes: