Cosas de Jorge

viernes, 21 de noviembre de 2014

Liposoma


Un liposoma consiste en una pequeña burbuja, creada con el mismo material que la membrana celular.

Las membranas son realizadas generalmente con fosfolípidos (moléculas que poseen un grupo de cabeza y un grupo de cola).

Los fosfolípidos, que pertenecen al grupo de cabeza, son atraídas por el agua, los que pertenecen al grupo de cola, son repelidos por el agua.

En la naturaleza encontramos los fosfolípidos con membranas estables, compuestas de dos capas.
En presencia de agua, las cabezas son atraídas por el agua, alineándose para formar una superficie frente al agua.

Las colas son repelidas por el agua, alineándose y formando una superficie lejos del agua.

Otra capa de cabezas se forma dentro de la célula, atraídas por el agua contenida en su interior.

Las colas de una capa y otra capa de cabezas les generan una estructura de doble capa.

Cuando se rompen los fosfolípidos se pueden ensamblar en pequeñas esferas, como bicapas o monocapas.

Las estructuras de doble capa se denominan liposomas.

Las estructuras monocapa se llaman micelas.

Estos liposomas se pueden llenar con drogas y ser utilizados para administrar fármacos contra el cáncer y otras enfermedades.

Según el artículo “Liposomas reconstruidos secuestran exotoxinas bacterianas y protegen de las infecciones invasivas graves en ratones”, publicado por la  revista Nature Biotechnology, el 2 de noviembre del año 2.014, se anuncia un posible sustituto de los antibióticos, ante la mayor resistencia de las bacterias a los antibióticos nos presenta una nueva sustancia, la cual creada artificialmente, podría convertirse en una alternativa a los antibióticos.

Muchos antibióticos se están volviendo ineficaces ante los ataques bacterianos, por el motivo que muchos pacientes, cuando comienzan a sentirse bien abandonan el tratamiento, así como también el uso excesivo de antibióticos en la cría de ganado, parecen ser la causa de la resistencia de las bacterias a los antibióticos.

Annette Draeger y Eduard Bibiychuk, del Instituto de Anatomia de la Universidad de Berna, mientras estudiaban como se reparaban las células sus propias membranas, tras un ataque de sustancias toxicas de origen bacteriano, descubrieron que los liposomas atraen enormemente las sustancias toxicas de origen bacteriano.

Esta nueva sustancia está basada en nanoparticulas artificiales a base de grasas que son denominadas liposomas.

Estos liposomas de estructura circular, se utilizan en medicina para introducir medicamentos en el interior del cuerpo del paciente.

Este nuevo medicamento denominado CAL02, desarrollaría nanoparticulas basadas en lípidos, se inocularían en el cuerpo de una persona afectada por una fuerte infección bacteriana.

Estos liposomas, atraerían las sustancias toxicas emitidas por las bacterias, aliándose ambas, en lugar de atacar las células estas sustancias tóxicas.

Annette Draeger, afirma que de esta forma podrían eliminarse las sustancias toxicas de las bacterias, evitando que estas afecten a las células inmunológicas.

La compañía biomédica Lascco, afirma que CAL02, actúa en sinergia con los antibióticos, afectando indirectamente la supervivencia de las bacterias, puesto que priva a estas de las herramientas que utilizan para reproducirse y alimentarse, protegiendo a su vez al sistema inmunológico.

Por el momento solo se ha realizado estudios con ratones, los cuales al ser tratados con liposomas de una septicemia (infección grave y potencialmente mortal), sobrevivían incluso sin antibióticos.

La empresa Lascco, ha anunciado realizar estudios clínicos con liposomas en el año 2.015.


Frank Martin Brunkhorst, director médico de la Universidad de Jena, el cual ha supervisado varios estudios con liposomas y fosfolípidos, duda de la efectividad de los liposomas, puesto que estos no matan completamente a las bacterias, las cuales podrían regresar al torrente sanguíneo después del tratamiento con liposomas.