Cosas de Jorge

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ponche de chirimoya



Hoy de la mano de la web Mis Recetas, me he decidido a imitar su ponche, que aún tengo por catar…

Como tenía perdida una chirimoya en la nevera y la verdad, no sabía qué hacer con ella, además que me da mucha pereza quitarle sus semillas pues opte por algo sencillito como el “Ponche de chirimoya” de la web Mis Recetas.


Ingredientes: (1 litro, aprox.)

1 chirimoya
¾ l de vino blanco (yo he usado moriles)
4 cucharas soperas de azúcar bien colmadas

Preparación:

Como podéis observar, tanto los ingredientes, como las cantidades son copia de la receta original, un poco adaptada a lo que tenía suelto por casa y mi paladar al dulce.

En primer lugar, lo de quitar las semillas a la chirimoya hay que tomárselo con filosofía…

Agarramos la chirimoya y la partimos en dos.

Preparamos dos recipientes, uno para las semillas y otro lo suficientemente grande como para que podamos después triturar la chirimoya y mezclarla con el vino y el azúcar.

Nos agarramos un taburete y nos sentamos ayudados por una cucharilla de café, con más paciencia que un santo, vamos quitando las semillas a la chirimoya por una parte y conforme podamos, vamos introduciendo la carne de la chirimoya en el recipiente grande.

Una vez terminemos el proceso, desechamos la piel y las semillas de la chirimoya.

Introducimos el vino en el recipiente grande y trituramos la chirimoya con la batidora.

Añadimos a la mezcla tres cucharadas de azúcar y batimos de nuevo.

Probamos y decidimos si le ponemos la cuarta cucharada de azúcar (o más) o ya nos basta con tres…

Os recuerdo que una vez frío se nota menos el sabor del azúcar.

Una vez endulzado a nuestro paladar, colamos el líquido resultante con un colador y con la ayuda de un embudo, lo introducimos en una botella.

Tapamos y dejamos enfriar y macerar en la nevera.

Servir frio, agitando la botella antes de servir.