Cosas de Jorge

martes, 25 de noviembre de 2014

Menestra de mejillones



Hace unos cuantos días, me reserve una receta de la web “Mis-recetas.org”, la cual me pareció muy original, que ciertamente, era una forma de comer mejillones que nunca la había probado y la verdad el resultado fue un estupendo sabor.
La receta original podéis verla mirando el post “Menestra de patatas y manzanas con mejillones”.

Ingredientes (2 personas):

1 cebolla
1 patata mediana
1 cebolla
1 puñadito de judías verdes congeladas
2 zanahorias
14 mejillones
1 vaso de vino blanco
½ pastilla de concentrado de carne
Sal
Aceite de oliva

Preparación:

Primero limpiamos los mejillones de sus barbas, introduciéndolos a continuación en una olla, junto con el vaso de vino blanco (podéis poner un poco más de vino y colocar más mejillones para futuras recetas, yo hice un kg entero y puse un par de vasos de vino).

Tapamos la olla y dejamos abrirse los mejillones sin mucho fuego, que no tenemos prisa.

Mientras se abren los mejillones, podemos trocear en juliana la cebolla y freírla, salándola (para ayudarla a sudar) en un poco de aceite, en una sartén grande, (que podamos tapar) para meter en ella el resto de los ingredientes cuando la cebolla este tierna.

Vamos vigilando los mejillones y cuando se abran los retiramos del fuego y dejamos enfriar, que no necesitamos quemarnos los dedos.

Mientras pelamos, lavamos y troceamos, la patata y la zanahoria.

Cuando la cebolla esté tierna, añadimos la patata y la zanahoria troceada a la sartén.

Añadimos también las judías verdes sin descongelar.

Pelamos y troceamos la manzana (esto, en el último momento, para que no se nos ennegrezca) y la añadimos al resto de las verduras.

Damos unas vueltas a todos los ingredientes que tenemos en la sartén y cubrimos (colándolo), con el caldo de cocer los mejillones, la media pastilla de concentrado de carne y dejamos la sartén tapadita hasta que todo este tierno, a fuego lento, que las prisas son malas compañeras de viaje.

Si vemos que se nos queda seco antes de que las verduras estén tiernas podemos añadir más caldo de cocer los mejillones o simplemente agua, si se nos ha terminado.

Cuando las verduras estén tiernas colocamos en la sartén los mejillones, desechando una de sus valvas.
Servir bien calentito.