Cosas de Jorge

sábado, 8 de noviembre de 2014

Estofado de pechuga de pollo


En esta ocasión os traigo una versión de la web “Gastronomía y cia” en su receta “Fricase de pollo”.

Realmente estamos acostumbrados a comer estofado, generalmente de carne de ternera o como mucho de cerdo, pero de pollo es poco habitual, si además le añadimos unas setas y lo cocinamos, sin prisas en una cazuela de barro, nos sale una receta para chuparnos los dedos.

Ingredientes (2 personas).

1 pechuga de pollo deshuesada y troceada a taquitos (sin desechar el pellejo que aunque nos cuenten que engorda, está muy rico)
1 lata de unos 300 g de robellones (también conocidos como níscalos)
1 cucharada sopera generosa de mantequilla
1 generoso chorro de aceite de oliva
1 cebolla
4 dientes de ajo
250 ml de vino blanco (moriles)
1/2 pastilla de concentrado de carne
2 patatas medianas
Pimienta negra
Finas hierbas (cebolla, cebolleta, perejil, estragón y perifollo)
Colorante (azafrán)
Sal

Preparación (2 personas):

Colocamos a fuego bajo el aceite y la mantequilla, para que esta se vaya fundiendo.

Mientras pelamos y cortamos en juliana las cebollas.

Pelamos y fileteamos los ajos.

Introducimos el pollo en la cazuela, dorándolo a fuego lento, recordad que a las cazuelas de barro, no les gusta el fuego fuerte, especialmente si son nuevas suelen rajarse.

Una vez el pollo este dorado, lo retiramos de la cazuela y lo reservamos en un plato.

En la mezcla de aceite y mantequilla, freímos la cebolla y el ajo, le añadimos un poco sal para que sude la cebolla, pero sin abusar, de después pondremos la pastilla caldo y nos puede quedar salado, para poner más sal estamos a tiempo antes de servir.

Una vez la cebolla este tierna, regresamos el pollo a la cazuela, añadiendo el vino.

Pelamos, lavamos y troceamos las patatas añadiéndolas también a la cazuela.

Dejamos cocer hasta que se evapore el alcohol y añadimos cosa de medio litro de agua, hasta que nos cubra el pollo, si después nos falta podemos agregar el agua necesaria, pero tampoco hace falta que nos quede muy caldoso.

Añadimos la pimienta, el colorante y las finas hierbas (o las especias que prefiráis).

Ahora dejamos cocer a fuego lento hasta que espese el caldo y tanto las patatas como el pollo estén tiernos.

Servir bien calentito.