Cosas de Jorge

viernes, 3 de octubre de 2014

Tarta de hojaldre con higos


En esta ocasión, aunque en poco tiempo, es la tercera tarta de higos que nos zampamos, la verdad que tanto para Silvia, mi mujer, como para mí, los higos son una de nuestras frutas preferidas al natural, pero en tarta también estan riquísimos.

Aprovechando que tenía unos cuantos higos, ya un poco demasiado maduros y viendo la tentación que nos presenta Cuca en su blog “Los dulces secretos de Cuca…” cuando vi su receta de “Tarta de requesón y brevas ¡sabor a vacaciones de verano en el pueblo!” pensé que la combinación de queso, huevos y nata debía quedar de muerte… aunque mi versión se quedó sin queso, puesto que como siempre ando gastando restos, tenía demasiada nata y ponía más cosas me iba a sobrar crema, pero como quedó riquísima, otro día probaremos con menos nata y con queso.

Ingredientes (4-6 personas):

1 lámina de hojaldre
15 higos muy maduros
300 ml de nata para montar
4 huevos
100 g de azúcar
Sal
Aceite
½ kilo de garbanzos (para hacer peso en la masa)

Preparación:

Aunque viendo la tarta parece un postre sofisticado, es facilísima de realizar, así como de estupendo sabor.

Sacamos la lámina de hojaldre del congelador para que se descongele.

Mientras, pintamos un molde de silicona con una brocha de cocina y aceite de oliva (para los postres pega más de girasol, pero yo pongo de oliva).

Cortamos los higos en cuatro partes y los reservamos.

Introducimos en un recipiente lo suficientemente grande, los huevos, la nata, el azúcar y una pizca de sal para realzar los sabores.

Mezclamos bien con la batidora (no es necesario montar la nata, pongo nata de montar, porque me gusta más la de montar, que tiene más grasa).

Encendemos el horno a unos 160º y dejamos calentarse mientras montamos nuestra tarta.

Estiramos un poco la masa y la colocamos en el molde que tenemos engrasado, dándole la forma deseada.

Introducimos en el horno y cocemos la masa rellenándola de garbanzos para que la masa no suba y nos quede una especie de tartaleta gigante.

Dejamos enfriar un poco y retiramos los garbanzos, reservándolos para nuestra próxima tarta.

Sobre la masa distribuimos los higos a nuestro gusto.

Sobre los higos volcamos nuestro triturado de nata, huevos y azúcar.

Acto seguido introducimos en el horno hasta que se nos cuaje.