Cosas de Jorge

viernes, 24 de octubre de 2014

Los Indios Hopi


Hoy os presento una historia de indios, si, esos indios que cortaban cabelleras, tenían plumas en la cabeza y se defendían de los “buenos” con piedras, flechas y lanzas, de las poderosas armas de los buenos, pero claro ellos son los malos, perdieron una guerra que ellos jamás iniciaron y sus culturas fueron despreciadas, mientas los actualmente supervivientes están digamos que “encarcelados” en las reservas indias de las cuales prácticamente no se habla.

Concretamente me voy a referir a la cultura de un grupo de esos indios, los Indios Hopi.

En primer lugar nos trasladaremos a los Estados Unidos de América y situaremos nuestro imaginario reloj del tiempo en el año 1.959, donde descubriremos un curioso manuscrito que andaba circulando en manos de varias iglesias metodistas y presbiterianas.

Algo más tarde, Frank Waters, concretamente en el año 1.963, publica su libro “The book of the Hopi (El Libro de los Hopi)”.

Frank Waters, nos cuenta en su libro, como viajaba en su coche David Young, un pastor (sacerdote), cerca de Taos (México), el cual observo caminando a un viejo indio, detuvo su vehículo y le ofreció llevarlo en su coche.

Al poco rato de estar el anciano indio en vehículo de David Young, comenzó a decir:

“Yo soy Pluma Blanca, un Hopi del antiguo clan del Oso.

A lo largo de mi vida, he viajado a través de esta tierra, buscando a mis hermanos, y aprendiendo de ellos muchas cosas sabias.

He seguido los senderos sagrados de mi gente, quienes habitaban los bosques y lagos del este, las tierras del hielo, las del norte, y lugares de altares sagrados de piedra construidos hace muchos años por mis antepasados en el sur.

De todos ellos he escuchado historias del pasado, y las profecías del futuro.

Hoy días muchas de estas profecías se han cumplido, y algunas quedan aún por hacerlo, pues el pasado es cada vez más grande y el futuro más corto.”

Sigamos escuchando al anciano indio:

“Ahora Pluma Blanca está muriendo.

Sus hijos ya se han reunido con sus antepasados, y muy pronto él también los acompañará.

Porque ya no quedará nadie, nadie que recite y transmita esta milenaria sabiduría.

Mi gente ya está cansada de las viejas formas de vida, como de las grandes ceremonias que hablan de nuestros orígenes, de nuestra aparición en el Cuarto Mundo, casi todo esto ya ha caído en el olvido.

Esto también ha sido profetizado.

El tiempo se está agotando.”

Pluma Blanca prosigue su interesante relato:

“Mi gente aguarda la llegada de Pahana, el verdadero Hermano Blanco perdido, al igual que lo aguardan todos nuestros hermanos.

Él no será igual a los hombres blancos que conocemos hoy día, que son crueles y codiciosos.

Habíamos sido advertidos de su llegada hace ya muchos años.

Pero aún seguimos aguardando su llegada.”

“El traerá consigo los símbolos, y la pieza faltante de la sagrada tabla que ahora cuestionan nuestros sabios.

Esta pieza le fue dada cuando marchó, esto lo identificará como el Verdadero Hermano Blanco.”

“El fin del Cuarto Mundo se acerca ya.

Y el Quinto dará su entrada.

Esto ya lo sabían los sabios.

Los Signos se han ido cumpliendo a través de los años, y muy pocos quedan por cumplirse.”

A continuación el anciano Indio Hopi nos cuenta cuales son estos 9 signos o profecías, la mayor parte de ellas ya cumplidas:

“Este es el Primer Signo:

Habíamos sido advertidos de la llegada del hombre blanco, similar a Pahana, pero que no vivirían como él, sino que se apropiarían de tierras que no les pertenecen, y que abatirían a sus enemigos con el fuego (está claro que este signo se refiere a las armas de fuego).”

“Este es el Segundo Signo:

Nuestras tierras verán la llegada de ruedas de madera.

En su juventud mi padre vio hecha realidad esta profecía, con la llegada del hombre blanco en sus carretas a través de las praderas.”

“Este es el Tercer Signo:

Una extraña bestia similar al Búfalo, pero con grandes y largos cuernos poblará las tierras en un gran número.

A esto lo pudo observar Pluma Blanca con sus propios ojos, ya que se trata de las cabezas de ganado que ha traído el hombre blanco a estas tierras.”

“Este es el Cuarto Signo:

La tierra será atravesada por serpientes de acero (una clara alusión a las vías del ferrocarril que hicieron su aparición durante los siglos XIX y XX).

“Este es el Quinto Signo:

El cielo será cubierto por una gigantesca telaraña (Pluma Blanca señaló a David el cielo con su tendido telefónico y de electricidad).

“Este es el Sexto Signo:

La tierra será invadida de ríos de piedra que reflejarán los rayos del sol (Clara alusión aquí, a la red de carreteras que cubren todos los países).

“Este es el Séptimo Signo:

Escucharás que el mar se volverá negro, y mucha vida sucumbirá (queda claro que el anciano se refería a las mareas negras).

“Este es el Octavo Signo:

Verás a muchos jóvenes, que usaran el pelo largo como nosotros.

Vendrán y se unirán a nuestra tribu para aprender nuestras formas de vida y nuestra sabiduría (algunos relacionan este Signo con el movimiento hippie de los años 60 y 70, otros afirman que aun no ha sucedido y lo relacionan con masas de personas emigrando de las ciudades hacia la vida en la naturaleza).

“Este es el Noveno y último Signo:

Escucharas hablar de una  morada en el cielo, que caerá con todas sus fuerzas sobre la tierra.

Esta morada se verá como una gran estrella azul.

Luego, muy pronto, las ceremonias y rituales de mi gente culminarán. (Unos relacionan esta última profecía con la caída de la Estación espacial Skylab en el año 1.979 en el desierto, por lo cual no causó ningún daño, pero otros opinan que caerá del cielo un objeto, quizás un planeta o un gran asteroide, que producirá una gran destrucción y muerte sobre la tierra).

Tras contarnos las Nueve Profecías, Pluma Blanca añadió:

“Estos Signos representan que la gran destrucción se acerca.

El planeta no dejara de sacudirse.

El hombre blanco librará batallas contra gente de otras tierras, principalmente contra aquellos que tenían las primeras luces de la sabiduría.

Habrá columnas de humo y de fuego tal como Pluma Blanca ya las había observado en los desiertos no muy lejos de aquí (refiriéndose a las pruebas atómicas realizadas por los Estados Unidos en los desiertos de ese país, que habían sido divisadas por Nube Blanca).

Actualmente en las proximidades de Oraibi, en Arizona existe un petroglifo (símbolos grabados en rocas), conocido como la Roca de las Profecías Hopi, en la cual se simbolizan las advertencias que los Indios Hopi legaron a la Humanidad.