Cosas de Jorge

miércoles, 29 de octubre de 2014

Leopoldo II de Belgica


En este post os presento a un señor (por decir algo), que posee meritos propios para ser tan conocido como Hitler.

Este “señor” se llamaba Léopold Louis Philipe Marie Victor de Saxe-Cobourd et Gotha, segundo rey de Bélgica y sucesor de su padre Leopoldo I.

Sucedió a su padre en el trono, con el nombre de Leopoldo II de Bélgica, en el año 1.895, trono que no abandono hasta su muerte, un 17 de diciembre del año 1.865.

Hasta aquí todo normal, un rey que gobernó Bélgica, pero con la salvedad de que termino con la vida de más de 8 millones de congoleños y murió sin que nadie lo castigara por ello, (a Hitler se le atribuyen 17 millones de muertes).

Leopoldo II se alistó en el ejército belga, gracias a lo cual realizo gran número de viajes por el mundo.
En el mes de agosto del año 1.853, se casa con María Enriqueta de Austria.

Durante los años 1.870 y 1.871 se desarrollo la guerra franco-prusiana, guerra en la que Bélgica se mantuvo neutral, siguiendo la política exterior del rey Leopoldo II.

En el año 1.876, Leopoldo convoca y preside la Conferencia Geográfica de Bruselas, con la pretensión de establecer normas comunes filantrópicas, para defender al continente africano y sus habitantes, de la explotación comercial por parte de Europa.

En dicha conferencia se decide crear un organismo (la Asociación Internacional Africana), presidida por Leopoldo II, con la misión de preservar la paz, la civilización, la educación, el progreso científico, así como la erradicación de la trata de esclavos en África.

Durante los años 1.879 y 1.884, la Asociación Internacional Africana financia una expedición al río Congo, bajo el mando del estadounidense Henry Morton Stanley, con la misión de firmar contratos con los jefes indígenas, para explotar las regiones descubiertas y convetirlas en “Estados libres”.

Mientras se realizaba esta expedición, Bélgica creó la Asociación Internacional del Congo, para mantener la paz en las regiones africanas en la cuenca del Congo, pero su misión real era para explotar los productos de las regiones colonizadas.

En la Conferencia de Berlín (1884-1885), como a Leopoldo II se le consideraba un benefactor filantrópico y hombre de negocios preocupado por los temas humanitarios, colocando la política colonial belga a la altura de países como Reino Unido, Francia o Alemania, en la Conferencia de Berlín se reconoció la creación del Estado Libre del Congo, siendo un territorio otorgado a Leopoldo II a título personal, no como colonia belga, eso si, los representantes indígenas no fueron invitados a la Conferencia de Berlín.

En el año 1.885, Bélgica abandona toda responsabilidad sobre el Congo, confirmándolo en su Constitución, por medio de su artículo 62, donde el Congo se convierte en propiedad privada de Leopoldo II.

La explotación de los recursos del Congo, se otorga a favor del monopolio Estado Libre del Congo, donde Leopoldo envió al Congo un ejército de 16.000 hombres (de diferentes nacionalidades), pagados de su bolsillo, para controlar la zona y convertirla en un campo de trabajos forzados.

Por esas épocas John Dunlop, inventa los neumáticos de caucho para bicicletas y automóviles, por lo cual se aumenta exponencialmente la demanda de caucho en el comercio internacional.

Para adelantarse a la competencia, Leopoldo II impuso en el Congo unas altas cuotas en la producción de caucho, obligando por medio de los agentes de Estado Independiente del Congo (los cuales cobraban mas primas cuanto más caucho se recolectara), a los nativos por métodos cada vez más violentos a recolectar mas caucho.
Se cree que alrededor de 10.000.000 nativos, fueron esclavizados, mutilados, asesinados o amenazados de muerte, durante el dominio de Leopoldo II en el Congo.

Adam Hochschild (historiador), afirma que entre los años 1.885 y 1.908 la población congoleña quedo reducida a la mitad, por causa de los asesinatos, el hambre, el agotamiento, las enfermedades y el desplome de la natalidad.

En el año 1.895, el misionero Henry Grattan Guinness, conocedor de los abusos sufridos por los nativos del Estado Libre del Congo, instala una misión en el Congo, obteniendo promesas de Leopoldo II, que este jamás cumplió.

Edmund Dene Morel, periodista británico y ex agente de una compañía naviera dedicada al transporte del caucho, fue uno de los primeros en avisar a la opinión pública de los abusos y asesinatos realizados en el Congo a sus nativos, aportando pruebas testimoniales y documentales.

En el año 1.903, fallece la reina Victoria y sólo entonces la Cámara de los Comunes adopta una resolución crítica sobre la gestión del Congo.

A causa de unos informes sobre lo que ocurría en el Congo, en el año 1.903 fueron arrestados algunos soldados del Estado Libre del Congo acusados de asesinato de centenares de congoleños, pero la cosa no paso de aquí.

Leopoldo II, a causa de las presiones internacionales, en diciembre del año 1.906 acepta transferir el Estado del Congo al parlamento belga, pero las negociaciones duraron hasta el 15 de noviembre del año 1.908, siendo compensado Leopoldo II con 50.000.000 de francos por sus posesiones en el Congo.

La mayoría de los territorios que pertenecieron a Leopoldo II en el Congo, continuaron siendo explotados por Bélgica, por las mismas compañías que los explotaban antes, manteniendo el maltrato a los congoleños, pero sin llegar a los excesos anteriores.

Conforme la explotación del caucho perdía importancia, empezaron a ganar importancia compañías mineras como la creada en el año 1.891 (Compañía del Katanga), que más tarde formaría parte de la Unión Minera del Alto Katanga, creada el 28 de octubre de 1.906 y nacionalizada por la República Democrática del Congo en el año 1.966.

Leopoldo II que explotando el Congo amaso una gran fortuna, se dedico a financiar un gran número de obras públicas en Bélgica.

Leopoldo II se casó con María Enriqueta de Austria, la cual cuando le dio descendencia, fue repudiada y esta se refugió en la ciudad de Spa, ciudad de la que no volvió a salir.

En el año 1.899, Leopoldo II se enamora de una joven de 16 años de edad, (Blanche Delacroix), hija de un funcionario, con la cual se caso y esta le proporciono dos hijos varones, la cual poco después de la muerte del Leopoldo, a causa de un derrame cerebral en el año 1.909, se casó con Antoine Durieux, adoptando este los hijos de Leopoldo.

Tras el fallecimiento de Leopoldo, fue sucedido por el hijo de su hermano Felipe de Bélgica, bajo en nombre de Alberto I.

Fuente: