Cosas de Jorge

martes, 28 de octubre de 2014

Cena fría y variada


En la cocina no es necesario matarse para realizar una cena estupenda, variada y que puede gustar a todos los paladares.

Ciertamente es más fácil tirar la barra pan encima de la mesa, colocar un blíster con jamón, una tarrina de queso de untar, una lata foie gras, las sobras de una tortilla… y que cada comensal, se busque la vida en la mesa.

Pero con poco trabajo, se pueden aprovechar esas sobras que nadie usa de la cocina y hacer una presentación (para mi gusto), espectacular, renovando esas sobras y realizando un plato espectacular, donde combinamos diferentes panes, con sobras.


Ingredientes (2 personas):


12 rebanadas pequeñitas de pan
2 rebanadas de pan de molde
2 rosquilletas artesanales de pan con cacahuete (eso pone en el paquete, porque realmente son rebanaditas alargadas de pan tostado con cacahuetes), por cierto las del plato rotas, los dos trozos (untados con foie gras y queso) es la misma rebanada y de rosquilla no tiene nada, pero pone eso en el paquete.
Sobras de tortilla (sobras de mi “Tortilla de patata y calabacín,” pero podéis usar cualquier otra tortilla perdida por los confines de vuestra nevera)
4 lonchas de jamón
Queso de untar
Foie gras
2 banderillas
1 tomate maduro
Aceite
Sal

Preparación:

En primer lugar prepararemos mi poco ortodoxo sistema para preparar el tomate para untar el pan, es mucho menos rico que el sistema típico, pero así no se desperdicia el tomate.

Quitamos la parte dura al tomate y lo troceamos.

Lo introducimos en el vaso de la batidora con abundante aceite de oliva y sal al gusto (los más atrevidos podéis añadir un ajo, pero muchos paladares no lo admiten).

Se tritura el contenido del vaso de la batidora y se reserva para untar el pan.

Tostamos las dos rebanadas de pan de molde (no es imprescindible, pero así lo diferenciamos del pan normal).

Untamos las rebanadas de pan normal con el tomate, al igual que el pan de molde.

Sobre ocho de las rebanadas de pan normal untadas de tomate colocamos la tortilla.

Sobre las otras cuatro rebanadas de pan normal colocamos unas lonchas de jamón.

Sobre las rebanadas de pan de molde tostadas y untadas de tomate, las volvemos a untar de foie gras sobre la capa de tomate.

Les pegamos un corte en cruz a las dos rebanadas de pan de molde para facilitar a nuestros comensales comerlas.

Sobre las rosquilletas (pan tostado con cacahuetes) untamos mitad de queso de untar y mitad de foie gras.

Sobre cada rebanada de pan de molde, ya cortaditas en cruz colocamos una banderilla para decorar y combinar un sabor diferente.

Colocar con un poco de gracia y servir.

Cena sencillísima, que admite mil variaciones y seguro que sorprendéis a vuestros comensales trabajando poco y eliminado restos perdidos de la nevera.