Cosas de Jorge

miércoles, 8 de octubre de 2014

Canelones de berenjena con trufas


En esta ocasión os traigo una idea de la web Gastronomía y cia en su receta “Canelones de berenjena, parmesano y trufa negra” aprovechando que tenía unas trufas y dos berenjenas pequeñas muy feas en la nevera.

Las trufas no las había comido nunca, entonces estaba todo entusiasmado en saber a qué sabían… vaya desilusión… sigo sin saber su sabor…

Bueno la desilusión con las truchas fue doble, compre una cajita de cartón que decía que tenía trufas… cuando abro la caja, dentro había un microscópico botecito (en caja de cartón relativamente inmensa) conteniendo tres trufas con un tamaño similar al de unas moras gordas… yo que pensaba que tenía trufas para tres o cuatro comidas…

En fin con mi más de medio siglo en las espaldas, está claro que aún tengo mucho que aprender.

Ingredientes (4 personas):

2 berenjenas pequeñas (las tenía ya cocidas)
8 láminas de canelones
3 trufas
Queso rallado
Aceite
Sal

Preparación (8 canelones):

Como las berenjenas ya las tenemos cocidos que aproveche para cocerlas con un hervidor eléctrico al vapor, junto con un trozo de calabaza, un calabacín y un boniato para otras recetas, pues ahora están listas para cortarlas a taquitos y darles un golpe de sartén con un poco sal y aceite hasta que queden muy blanditas, conserve su piel que estando tiernecitas no es desagradable al paladar y deseche la parte dura del rabito.

Dejamos sofreírse a la berenjena a fuego lento hasta que suelte el agua y este bien blandita.

Si no las tenéis cocidas las berenjenas, con cortarlas a taquitos y freírlas a fuego lento, con una poca sal, bastara.

Preparamos las láminas de canelones según las instrucciones del fabricante.

Una vez frita y muy tierna la berenjena, la dejamos enfriar y mezclamos con tres o cuatro cucharadas de queso rallado y le rallamos dos trufas (mejor ponerle foie gras o bacón a taquitos), y repartimos entre las ocho láminas de canelones.

Envolvemos y colocamos en platos individuales, colocando 2 canelones por persona.

Espolvoreamos con más queso rallado y la trufa que nos quedaba rallándola por encima.

Gratinamos y servimos calentitos acompañados de una generosa ensalada.

Nota: antes de poner el queso y la trufa rallada, podemos cubrir con una bechamel poco espesita, aunque yo no la puse, creo que puede mejorar el plato, aunque no es imprescindible.