Cosas de Jorge

domingo, 27 de julio de 2014

Espeto



En esta ocasión quise experimentar como saben esos famosos espetos que suelen hacerse principalmente en la costa sur mediterránea, pero hechos en casita.
La verdad fue que el resultado fue estupendo.

Ingredientes (2 personas):

20 sardinas
4 tomates (tamaño cherry pero eran tomates rama criados en maceta)
1 limón
Patatas muy pequeñas (arranque una mata de patatas para ver cómo estaban y eran tamaño aceituna gorda)
4 palos de brochetas

Preparación:

En primer lugar preparamos las patatas en el microondas, lo suyo seria haberlas hecho al fuego, pero como eran tan pequeñas no me fie y como el otro día me encantaron unas patatas al microondas que imite del blog “Eva en pruebas” en su receta “Patatas asadas en microondas para acompañar” pues volví a probar su receta con estas mini patatas recién recolectadas.

Lavamos muy bien las patatas para evitar todo rastro de tierra.

Las dejamos secarse y las colocamos en un plato sobre un papel de cocina.

La introducimos en el microondas a máxima potencia en tandas de dos minutos hasta que estén tiernas.

Cuando estén tiernas las envolvemos en el papel de cocina.

Las volvemos a envolver (sin quitar el papel) en un trapo de cocina y reservamos.

Ahora ensartamos las sardinas y los tomates en las brochetas de madera.

Colocamos las brochetas sobre las brasas que habremos preparado con anterioridad.

Aunque yo no lo hice, os recomiendo que coloquéis las brochetas en una parrilla de esas dobles, para que al cocinarse no se os rompan las sardinas como a mí me ocurrió…

Pero a parte de una que se agenciaron los gatos, por caérseme al suelo, nos cenamos las 19 restantes muy a gusto.

Cuando las sardinas estén listas, colocáis las brochetas en el plato y a comer acompañadas de las patatas y medio limón por comensal.

Nosotros las colocamos sin los palos de las brochetas, puesto que pocas sardinas sobrevivieron a la cocción y se desprendían de las brochetas.

Tal como caían sobre las brasas, unas pinzas y al plato, que no se escapen…

Otro día saldrán más bonitas, ea, pero quedaron riquísimas que es lo que importa.