Cosas de Jorge

martes, 10 de junio de 2014

Viktor Schauberger


Viktor Schauberger, nació en Holzchlag (Austria) un  30 de junio del año 1.885, falleciendo en Linz (Austria) el 25 de septiembre del año 1.958.

Schauberger, silvicultor (persona dedicada a la siembra, el cuidado, el mantenimiento de árboles y arbustos, principalmente en zonas verdes, en otras palabras un guarda forestal), naturalista e inventor, se dedicó al estudio de los vórtices fluídricos.

Os recomiendo la lectura del artículo que hace algún tiempo publique un artículo sobre el motor de implosión, ideado por Schauberger.

La familia de Schauberger durante varias generaciones se dedicó a la silvicultura, a Viktor le fascinaban tanto los riachuelos, como todos los flujos hidráulicos desde pequeño, lo cual le permitió desarrollar una teoría básica que explica el principio del doble movimiento de estos movimientos hidráulicos.

Año 1.918, unas tormentas derribaron muchos árboles en las montañas, mientras en el valle había escasez de leña, los hombres y los animales estaban en la guerra, entonces Schauberger se las ingenio para bajar esos troncos con una pequeña corriente de agua al valle.

Año 1.926, Schauberger  en Neuberg an der Mürz (Estiria), estudiando una instalación de troncos flotantes, presentó una de sus primeras patentes en el campo de la ingeniería hidráulica y en la construcción de turbinas.

Schauberger también dirigió investigaciones sobre la manera de generar artificialmente el movimiento centrípeto en máquinas, como también descubrió métodos para utilizar energía hidroeléctrica en las turbinas de los aviones.

El movimiento centrípeto consiste en una fuerza que actúa sobre todo objeto en movimiento en una trayectoria curvilínea, siendo esta fuerza dirigida hacia el centro de la curvatura de la trayectoria.

Schauberger fue obligado a trabajar en el campo de concentración de Mauthausen, durante la Segunda Guerra Mundial, para el desarrollo de los conceptos sobre la dinámica de los vórtices.

Un vórtice consiste en un flujo turbulento en rotación espiral con trayectorias de corriente cerrada.

Año 1.941, Schauberger es confinado en el hospital mental de Mauer-Öhling.

Año 1.943, es llamado a filas siendo comandante de una compañía de paracaidistas italiana.

Año 1944, supuestamente desarrollo un motor de repulsión en la Escuela Técnica de Ingeniería de Rosenhügel en Viena.

También construyo el disco volante de despegue vertical, aunque no lo patento.

Tras la guerra, Schauberger trabajo en generar energía basándose en el agua, con la acción de los vórtices, en ciclo cerrado.

También trabajo para el Príncipe Adolf Schauberg-Lippe, el cual le encargó el cuidado de 21.000 hectáreas de bosque, aprovecho su trabajo para estudiar el bosque y los cursos del agua.

Una curiosa desaparición de una corriente de agua tras el desmantelamiento de una cabaña le llamo la atención, considerando varias explicaciones, finalmente se volvió a construir la cabaña y el agua volvió a correr, por lo cual Schauberger dedujo que el agua estaba relacionada con la sombra del bosque donde esta surgía.

También atrajo la curiosidad de Schauberger el fenómeno de los saltos de las truchas, las cuales pueden saltar muy alto en el agua sin aparente esfuerzo, por lo cual dedujo que las corrientes de agua permiten acumular una gran energía que fluye en dirección opuesta al agua.

Tras estas observaciones dedujo Schauberger que la naturaleza es nuestro mejor maestro, por lo cual la misión de la tecnología no es corregir la naturaleza, la misión de la tecnología es imitar la naturaleza, para lo cual hay que primero estudiarla para poder llegar a comprenderla y más tarde imitarla.

Entre los años 1.931 y 1.952, Schauberger realizo varios experimentos para la construcción de una máquina para producir energía con agua y aire, sin obtener muy buenos resultados.

Pero Schauberger seguía pensando en las truchas y en su forma de saltar, así que termino convirtiendo su invento en una pequeña central eléctrica, la cual con una pequeña carga de un motor eléctrico, esta carga era amplificada varias veces al pasar por una turbina que imitaba el agua al pasar por las agallas de las truchas, la cual era conectada a un generador eléctrico.

El 28 de febrero del año 1.956, Schauberger escribió una carta al ministro de defensa de la Alemania Federal, contandole que el platillo volante, en el cual llevaba un año trabajando salió disparado hacia el techo, estrellándose contra él.

Año 1.958, Schauberger, junto a su hijo Walter fueron a Estados Unidos para negociar la venta de sus patentes a una empresa americana, llevando con ellos la maquina mencionada en el párrafo anterior, donde aún se conserva esta máquina.