Cosas de Jorge

domingo, 6 de abril de 2014

Soja


Glycine max, es el nombre científico, con el cual se denomina la soja o soya, una especie de la familia de las leguminosas que es cultivada por sus semillas.

Aunque la mayoría de nosotros creemos que no consumimos soja, suele ser un ingrediente habitual en casi todos los alimentos procesados, bien en forma de lecitina como aditivo E322 o E471 como mono o diglicéridos, que generalmente provienen de soja transgénica.

El nombre de Glycine data del año 1.737, donde Linnaeus ya la introdujo en la primera edición del Genera Plantarium.

En el año 1.917, Merrill propuso el nombre de Glycine max para la soja.

La soja es una planta oleaginosa, se cultiva por su grano, del cual se obtiene aceite y harina que se utilizan tanto para la alimentación humana como para el ganado.

Esta oleaginosa, la soja, está emparentada con las judías y los guisantes.

La soja tiene características muy variables en cuanto altura, ya que dependiendo del tipo de soja, su altura oscila entre una altura máxima de 20 cm y 100 cm.

Sus vainas, tallos y hojas están recubiertos por una especie de pelos marrones o grises.

Sus hojas caen antes de que maduren sus semillas.

Sus grandes flores nacen en las axilas de sus hojas, el color de ellas puede ser blancas, rosas o púrpuras.

El tamaño de sus vainas oscila entre los 3 y los 8 cm de longitud, conteniendo entre 2 y 4 semillas de entre 5 y 11 mm de diámetro.

La cascara de su semilla es de color negro, marrón, azul, amarillo, verde o abigarrado (con varios colores).

Las semillas de la soja tienen un elevado contenido de proteínas, motivo por el cual se consume como sustituto de los productos cárnicos.

Estas proteínas tienen la ventaja de que son muy estables al calor, por lo cual permite su cocción a elevadas temperaturas sin destruir la mayoría de sus proteínas.

Su cultivo es ideal para las plantaciones de barbecho puesto que fija en nitrógeno en el suelo, en cambio su monocultivo acarrea desequilibrios ecológicos si se cultiva prolongadamente.

Hasta comienzos del siglo XX, el consumo de la soja se reducía a la actual China, Taiwán, Corea, Japón y Vietnam.

George W. Carver realizo unos estudios sobre la soja, donde la valoro para el consumo humano, así como también para fabricar plásticos y biocombustibles.

En 1.970 comenzó a cultivarse la soja masivamente en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay.

En los años 90 aumento la popularización de su cultivo, dedicando grandes extensiones de campos dedicados al cultivo de trigo y maíz al cultivo de soja.

La soja de utiliza para reemplazar productos de origen animal por su alto contenido proteico.

También por su alto contenido proteico se utiliza en forma de harina de soja compitiendo con la harina de pescado para la alimentación animal.

Los vegetarianos consumen como alimento de alto contenido proteico subproductos de la soja como la leche de soja y la carne de soja.

Habitualmente, es consumida la soja en China y Japón tanto fresca, como procesada.

La leche de soja se obtiene moliendo sus semillas y cociéndolas en agua.

El tofu o queso de soja es leche de soja coagulada con sales de magnesio, patata o vinagre.

Tempeh se obtiene fermentando la soja y se presenta en forma de pastel, utilizado como sucedáneo de carne.

Yuba es la nata de la leche de soja.

También se utiliza para salsas y bebidas típicas de la cocina oriental.

La soja reduce el azúcar en sangre por lo cual es beneficiosa para reducir el colesterol.

Al contener isoflavonoides y estrógenos alivia los trastornos menstruales y de la menopausia.
Ayuda a reducir el colesterol.

Al reducir los estrógenos femeninos previene la osteoporosis.

La bebida de soja y el tofu les permite consumir leche y queso (de soja) a personas intolerantes a la lactosa (leche de origen animal).

De la soja se obtiene la lecitina, producto altamente calórico utilizado en la industria agroalimentaria.

Los filoestrógenos que contiene la soja pueden afectar a la calidad del esperma, llegando a poder reducir el número de espermatozoides, aunque algunos estudios lo niegan.

En su cultivo se suele utilizar principalmente un fertilizante denominado SPS.