Cosas de Jorge

jueves, 3 de abril de 2014

Pizza de mejijjones



En esta ocasión he buscado alguna forma de consumir acelgas sin que sepan a acelgas y se me ha ocurrido, hacer una pizza cuadrada.

Ingredientes (2 personas):

13 mejillones
1 cebolla
1 pimiento
Acelgas
1 vaso de naranjada
Sal

Para la masa:

200 g de harina
100 cl de agua
1 cucharada de café de levadura
2 cucharadas soperas de aceite
Sal

Preparación:

Si utilizamos una base de pizza congelada no mancharemos la cocina y evitaremos buena parte del trabajo, pero no nos daremos el gustazo de hacerla con nuestra propia masa, en mi caso he optado por hacer la masa y hacer una pizza con forma rectangular.

En primer lugar preparamos la masa, así la dejamos reposar, para que la levadura tenga tiempo de fermentar y nos quede la masa más esponjosa que la de las pizzas.

Colocamos en un recipiente las 2 cucharadas de aceite, la harina, la levadura, la sal, el agua y removemos con un tenedor, hasta que se forme una pasta que terminaremos de amasar con las manos, si vemos que se nos pega demasiado a los dedos, añadimos un poco más de harina, si la vemos demasiado dura, le añadimos más agua.

Dejamos la masa reposar, tapada con un trapo.

En una cazuela cocemos las acelgas hasta que estén tiernas.

Pelamos y troceamos en juliana la cebolla.

Desechamos las semillas del pimiento y también lo cortamos en juliana.

En una sartén con un poco de aceite, sazonamos las verduras para ayudarles a sudar el agua que estas contienen.

Freímos el pimiento y la cebolla, hasta que ambas verduras estén tiernas.

Escurrimos y troceamos las acelgas y añadiéndolas  a la cebolla y el pimiento para que estas se sofrían un poquito.

Mientras se nos fríe la cebolla y el pimiento, colocamos un vaso de naranjada en una cazuela e introducimos los mejillones en ella, tapada, a fuego flojo hasta que se nos abran.

Cuando tengamos listos todos los ingredientes, damos un último amasado a la masa y la estiramos con el rodillo.

Encendemos el horno y lo precalentamos a 180º unos 10 minutos.

Sobre la bandeja del horno colocamos papel de horno y sobre este, la masa.

Sobre la masa colocamos las verduras, un poco más extendidas que en la foto, puesto que como veis me quedo bastante masa sin cobertura.

Sobre la verdura colocaremos los mejillones despojados de su concha.

Introducimos en el horno unos 20 minutos.


Para darle color gratinar 5-10 minutos, hasta que obtenga el grado de tostado deseado.