Cosas de Jorge

sábado, 12 de abril de 2014

Moises


Seguramente a todos nos sonara el nombre de Moisés, la mayoría de nosotros conocemos al hombre elegido para liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto.

Lo curioso de Moisés, es que es un personaje presente en el judaísmo, el cristianismo, el islam y la fe bahá’i, curioso cuando menos.

En la Torá judía (Antiguo Testamento) nos cuentan que su padre fue Amram y su madre Jocabed.

También nos hablan de un Dios (Hashem) que le dio a Moisés la misión de liberar al pueblo hebreo.

Pero lo más curioso no termina aquí, al parecer no hay datos históricos que confirmen que Moisés haya existido, puesto que las menciones sobre él, son con fechas posteriores a la formación del judaísmo.

Empecemos por intentar saber el origen de su nombre, tarea tampoco sencilla.

Se cree que su nombre proviene de la costumbre egipcia de colocar la palabra mses detrás del nombre de los dioses, como huyó de Egipto, renegando de su origen, para salvar al pueblo hebreo se quedo solo con Mses.

El significado de la palabra Moisés en el antiguo Egipto es “salvado por las aguas”, nombre que según el Éxodo le puso la hija del Faraón.

También según Flavio Josefo, escritor judío en su libro “Antigüedades judías”, publicado el año 94 DC, afirma que “mo” significa agua y “uses” salvado de.

Antes del nacimiento de Moisés, el Faraón ordeno que los niños israelitas recién nacidos fueran lanzados al Nilo.

Lojebed (también nombrada como Jocabed), esposa de Amran, tuvo un hijo que escondió durante tres meses, cuando ya no podía esconderlo más, lo introdujo en una cesta, dejando esta en el Nilo, bajo la vigilancia de Miriam (hermana mayor de Moisés y Aarón), la cesta fue vista por la hija del Faraón, Batía, la cual decidió adoptarlo, en eso se acerco Miriam a la hija del Faraón y la convenció para traer a una mujer para amamantarlo, la mujer que llevo fue Lojebed, la madre de Moisés.

Según la tradición oral recopilada en la Mishná, Moisés fue amamantado por su madre hasta la edad de tres años.

En una ocasión, Moisés se bajo del regazo de Batía acercándose al Faraón, atreviéndose a colocándose la corona del Faraón sobre su cabeza, a lo cual el consejero del Faraón dijo que Moisés le arrebataría el trono.

Uno de los ministros del Faraón solicito realizar una prueba para comprobar la astucia de Moisés, colocando delante del niño una trozo de carbón ardiente y un diamante.

Moisés agarro el carbón y no conforme con ello lo llevo a su boca, quemándose los labios y la lengua, lo cual le dificultaría el habla durante su vida, dificultad mencionada en la Torá.

Cuando Moisés se hizo adulto visitaba frecuentemente los esclavos, al ver a un capataz egipcio golpear a un supervisor hebreo, llamado Datán, Moisés mató al capataz y escondió su cuerpo en la arena, esperando que nadie le delatara.

A día siguiente, Datán peleaba con su hermano, Moisés intento separarlos, ambos hermanos se enfadaron por la intromisión de Moisés, delataron a este al Faraón y Moisés se vio obligado a huir de Egipto.

Najmánides, nos cuenta que Moisés llego a la ciudad de Madián, trabajo para Jetró, un sacerdote hebreo, con la hija del cual se casó mas tarde.

La hija de Jetró se llamaba Séfora la cual dio a luz al hijo de Moisés, el cual fue llamado Gershom.

La Biblia también nos cuenta que en una ocasión Moisés, con su rebaño, en el monte Horeb, observo que ardía una zarza que no se consumía, cuando se acerco a mirar la zarza más de cerca, Yahveh le revelo el verdadero significado de su nombre a Moisés.

Yahveh ordeno a Moises que regresara a Egipto, a rescatar a su pueblo de la esclavitud, pero Moisés le dijo a Yahveh que no era persona suficientemente preparada, a causa de su tartamudez para realizar su mandato, a lo cual Yahveh le respondió que él le daría las herramientas adecuadas.

El relato bíblico, también nos cuenta que el Faraón solo accedió a permitir que se marcharan los hebreos después de que Yahveh enviara a Egipto 10 plagas, la última de ellas, fue la muerte de todos los primogénitos egipcios.

La caravana de hebreos en su éxodo se movía lentamente para salir de los límites egipcios, unos afirman que esos límites eran el Gran Lago Amargo, otros que como muy lejos seria el Mar Rojo.

La cuestión es que el Faraón se arrepintió de dejar marchar a los hebreos y mando tras ellos un gran ejercito, los hebreos y Moisés, quedaron atrapados entre el Mar Rojo y este gran ejército, mientras los hebreos entraban en la desesperación, Yahveh, por medio de Moisés dividió las aguas del Mar Rojo en dos, abriendo un pasillo por donde pasaron los hebreos, cuando los egipcios los siguieron, se unieron las aguas del mar ahogando a los soldados.

Realmente como en todo lo que concierne a Moisés hay muchas dudas, mientras la Biblia no nos dice el nombre del Faraón que ordeno perseguir a los hebreos en su éxodo, se supone que fue en el año 1.446 cuando gobernaba Egipto Tutmosis III, otros hablan de Ramsés II.

Más tarde Moisés sube al monte Sinaí, durante 40 días y 40 noches, durante la travesía por el desierto del Sinaí, donde Dios, le entrega dos tablas de piedra conteniendo los 10 mandamientos que debería cumplir todo el pueblo hebreo.

Cuando Moisés bajo para decir las órdenes de Dios a su pueblo, este había fundido todo el oro que portaban, construyendo un becerro de oro, el cual representaba al dios egipcio Apis, venerándolo, motivo por el cual Dios los castigo a vagar por el desierto 40 años.

Mientras viajaban por el desierto del Sinaí, muchos hebreos cansados de las penurias del viaje comenzaron a renegar de sus líderes, Moisés Y Aarón, diciendo que estaban mejor bajo la tiranía egipcia que en el desierto.

Moisés, para aplacar las protestas de su pueblo, se vio obligado a realizar innumerables milagros, para así mitigar el padecimiento y las protestas del pueblo hebreo durante la peregrinación de su y así también demostrar que Yahveh los guiaba.

Para alimentarlos Yahveh hizo llover maná (pan enviado por Dios), para beber convirtió la fuente de agua amarga en fuente de agua dulce o también la roca que le quito a Moisés el derecho a entrar en la Tierra Prometida por no alabar correctamente Dios.

Mientras avanzan por el desierto tienen que luchar con los amalecitas y consiguen vencer por la pujanza de Moisés.

También vencen a Arad, a los amorreos de Sehón y se ven obligados a rodear las tierras de Edom.

Finalmente, tras cuarenta años vagando por el desierto, mueren muchos de los hebreos de aquella generación en el desierto, solo llegaron a la Tierra Prometida (Palestina), los hebreos libres, nacidos durante el éxodo guiados por Josué al cual entrego el mando Moisés, que permaneció con los que no entrarían en la Tierra Prometida, sabiendo que su muerte estaba cercana.

Moisés a su muerte fue llorado por su pueblo durante 30 días y 30 noches.

Según la Torá Moisés murió el año 1.272 antes de Cristo a la edad de 120 años.

La Torá consiste en un libro que nos cuenta como Moisés y su hermano Aarón guiaron a los hebreos en su salida de Egipto, incluyendo la vida de Moisés y su pueblo hasta su muerte, este libro fue entregado a Moisés mediante la inspiración divina de Yahveh.

Podréis encontrar mucha más información sobre el tema en las exégesis rabínicas denominadas Midrásh, en el Mishná y el Talmud.

El Corán, libro sagrado del Islam nos cuenta también la vida de Moisés (Musa) donde se afirma que es una figura principalmente judía.

Pero si opináis que esta historia, la vida de Moisés, es una historia aburrida que casi todos conocemos, si profundizamos en ella, descubrimos que muy poco sabemos de ella, nosotros y los que si saben mucho del tema… curioso, tan curioso como la relación de Moisés con las diversas religiones…

Entonces… ¿existió o no existió Moises?

Fuente, el artículo “Moisés” de la Wikipedia