Cosas de Jorge

domingo, 20 de abril de 2014

Belial



En esta ocasión conoceremos a Belial, el cual es conocido con varios nombres, tales como: Belhor, Balhor, Baadial, Beliar, Beliall, Beliel…

El significado que muchos especialistas en la materia atribuyen a este nombre es el de “ganancias corruptas”.

En los primeros escritos cristianos, Belial es identificado como el ángel de la confusión, lujuria y deseo, creado después de Lucifer.

En cambio otros escritos, consideran que Belial fue el padre de Lucifer, siendo este el primer ángel en ser expulsado.

Según la Biblia Satánica de Anton LaVey, Belial es uno de los cuatro príncipes del infierno, el cual gobierna la corona norte, es un demonio muy poderoso, relacionándosele con la verdadera independencia, la autosuficiencia y la realización personal, el cual representa el elemento tierra que se complementa con Satanás, Lucifer y Leviatán.

A Belial, también se le traduce su el nombre como “señor de la arrogancia”, “señor del orgullo” o “hijo del infierno”.

Belial es representado, como dos ángeles de apariencia hermosa, sentados en un carro de fuego, el cual convocan los magos para obtener riqueza a cambio de sacrificios carnales.

Según el Ars Goetia, Belial es uno de los siete reyes de los infiernos, el cual gobierna a 50 legiones de demonios.

Belial representa al elemento tierra junto con los impulsos carnales, con el transcurso del tiempo se cree que la palabra bélico, palabra que hace referencia a la guerra, esta derivada del nombre de Belial.

En el siglo I el término Belial era sinónimo de Satanás, según su mención en la segunda epístola a los Corintios.

En la Edad Media, Bedial era un poderoso príncipe de los infiernos con ocho legiones de demonios a su cargo.

En la religión judaista, los hombres impíos (los que no siguen a Dios y su Ley, con un matiz de hostilidad y balandronada) eran considerados hijos de Bedial.

Por lo cual los hijos de Belial son consideradas las personas sin ganancia, inútiles, destructivas, con maldad, injustas, malvadas, perversas, etc.

Las personas que no siguen las leyes de Dios, son consideradas hijos de Belial.