Cosas de Jorge

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Sexualidades raras



En esta ocasión os escribiré sobre sexo, basándome en un artículo publicado en la web “Culturizando”, bajo el título “Las 10 fijaciones sexuales más extrañas”.
Ciertamente las personas nos complicamos la vida con algo tan simple como es el sexo.
Realmente el sexo es simplemente un mecanismo para perpetuar y mejorar la especie, pero nuestro cerebro, como siempre (tan inteligente él) nos complica la vida.
Ciertamente, a todos nos gusta ir diseminando nuestros genes a diestro y siniestro, pero en cambio, estamos rodeados de tabúes que nos lo impiden, celos, envidias, deseos, costumbres, religiones, sociedad, etc.
Viendo el artículo de Culturizando, me ha dado por comentaros cada una de las “fijaciones” que nos describe.
Como es habitual, la parte del artículo copiada os la pondré en negrita y mi opinión en texto normal, empecemos…

Parcialismo

El parcialismo es el interés sexual por una parte del cuerpo específica que despierta tanto interés erótico como los genitales o aún más. Si acaso los pies, las manos o las axilas despiertan lo más salvaje de tí, quizás se te pueda considerar como un parcialista. Dentro de esta amplia clasificación (puede ser cualquier parte del cuerpo, que no sean los genitales), la más común es la podofilia, el fetichismo por los pies. Entre otras también está la maschalagnia, por las axilas; la nasofilia, por las narices; la tricofilia, por el cabello y la pygofilia, por las nalgas.

Es muy cierto que no solo los genitales despiertan el deseo, pero si hablamos del tema del parcialismo opino que es como ser vegetariano o carnívoro, simplemente somos omnívoros, la mezcla de los alimentos es lo que nuestro organismo necesita, está claro que lo vegetarianos también viven, pero los extremismos nunca son buenos en la vida, en la alimentación, ni tampoco en el sexo, en la variedad está el gusto.

Clismafilia

Se conoce como clismafilia a la parafilia consistente en recibir placer sexual por la introducción de líquidos en el ano. A lo mejor no hace falta explicar demasiado, pero para la estimulación sexual, los clismafílicos se realizan enemas. Esta parafilia resulta preocupante para muchos doctores, ya que en muchos casos, lo que utilizan los clismafílicos para entretenerse termina siendo muy peligroso. En 2005, en las noticias se reportó un caso en el que a un hombre de 27 años, quien se había hecho un enema a sí mismo con poliepóxido (un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador), se le tuvo que intervenir para quitarle una barra de 16 cm y 300 gm. del recto que se había introducido con una pistola de silicona.

Con todo mi respeto a las personas que practiquen la clismafilia, aún recuerdo cuando de pequeño me ponían lavativas… sin más comentarios…

Masoquismo

Y ya decía el sabio del Marqués de Sade: “La crueldad, lejos de ser un vicio, es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza.” Aunque Sade no terminó pasándola muy bien en su vida, aún hoy sigue dando de qué hablar, entre otras cosas, por lo que escribía acerca del sexo (prácticamente todo lo que hay en esta lista), el dolor, la crueldad y el sufrimiento. Los masoquistas seguramente le considerarán como un verdadero rey, pues ellos adoran la conjunción de estos factores. A los masoquistas les excita tanto dar como recibir palizas, golpes y latigazos, así como esclavizar o ser esclavizado y especialmente humillar (y vaya que hablamos de humillación cuando hablamos de sexo). Las prácticas masoquistas también incluyen la asfixia y la autoasfixia, lo cual se conoce como asfixiofilia y en muchas ocasiones implica un peligro mortal.

Personalmente si practico sexo, es para pasarlo bien, no para sufrir, ni hacer sufrir.
Comprendo que quizás algunas personas que se sienten culpables, descargan su ego, dejándose esclavizar, especialmente personas con mucho poder, o personas sumisas que no se aceptan ellas mismas que “disfrutan” auto castigándose y sintiéndose mal, imagino que es una forma de descargar adrenalina.
En cambio otras personas quieren ser dominantes y esto es la otra cara de la moneda, excitándose haciendo sufrir a otra u otras personas.
Eso es como el paracaidista que disfruta tirándose de lo alto de un avión, ciertamente eso no lo he probado, un día me gustaría saber que se siente, pero creo por otras experiencias, que para probar si creo que no dudaría a la hora de probar algo similar al paracaidismo, pero no creo que consiguiese hacerme adicto a las descargas de adrenalina, prefiero el aburrimiento de la calma, a la excitación de una tempestad, para gustos, colores.

Urofilia y coprofilia

La urofilia, también conocida como urolagnia, es lo que lamentablemente estas pensando...la capacidad de excitarse y de tener placer sexual por la orina, ya sea bebiendo o bañándose en ella. En parte, también es considerada como un tipo de humillación del masoquismo, los urofílicos disfrutan ser orinados y orinar a otras personas. En el año 2005, la urofilia saltó a las masas cuando el músico pop Ricky Martin declaró públicamente que “le encantaba dar duchas doradas” . Ahora bien, por el otro lado (literalmente), tenemos a los coprofílicos, que bien pueden colocarse en este punto. Lo mismo que ocurre con la orina, sucede con “la opción dos”, la coprofilia es... el fetichismo por los excrementos.

Muy conocida es la ducha dorada, la verdad, que asco…
El tema de coprofilia, si la ducha dorada es un asco… lo otro es una guarreria, a ver la cara que pone el que después limpie…

Escatologia telefónica

Se le llama escatalogia telefónica a una parafilia en la cual la persona realiza llamadas indecentes a desconocidos. Los escatalógicos telefónicos llaman a personas inocentes para hacerle propuestas indecorosas, hablar de sexo de forma explícita o bien para engañar a la persona hasta hacer que ésta revele intimidades o algo sexual de sí mismos. Estudios científicos han demostrado que esta relacionado con conductas e historiales criminales, antisociales y exhibicionistas.

Esto ya excede los límites, puesto que no se puede avasallar a desconocidos y más con la rabia que le tengo yo al dichoso teléfono.
Aunque, con el trabajo que me cuesta descolgarlo, la llamada de un desconocido pocas veces la admito, puesto que no suelo estar pendiente del teléfono, si hay una llamada perdida de un conocido, llamo yo después, de un desconocido ni se me ocurre, si quiere algo que insista, si da la vara, como los vendedores de ADSL, con un claro y desagradable “NO ME INTERESA” y acto seguido colgarles, tema resuelto.

Eproctofilia

La eproctofilia es el fetichismo por los gases. Los eproctofílicos a menudo son vistos como una forma de coprofílicos, ya que despiertan su líbido oliendo flatulencias humanas. Los bizarros pertenecientes a esta extraña parafilia, disfrutan de inhalar y oler flatulencias directamente de sus compañeros, los cuales seguramente tienen un estricto menú repleto de frijoles.

La verdad, prefiero oler el rico aroma de la panadería con olor a pan calentito… lo de meter mi nariz en una alcantarilla y oler como que no.

Triolismo

Para los triolistas, tres no son multitud, ya que lo que es considerado como su trastorno en el comportamiento sexual, consta de el placer de ver a sus parejas tener relaciones sexuales con otras personas (objeciones en la sección comentarios). El triolismo es el impulso psicológico del individuo que le incita a fantasear y a practicar actos sexuales en grupo, con varios compañeros al mismo tiempo, ya sea en presencia de una, dos o más personas. Se ha sugerido que esta fuertemente relacionado con la homosexualidad y la bisexualidad, así como de un trastorno en la realización grupal del individuo. También relacionado con el exhibicionismo, el trolista siente placer viendo a otras personas haciéndolo con su pareja y haciendo lo que a ésta le gustaría hacer.

Aunque personalmente no me excitaría ver mi pareja con otra persona, si les apetece a todo el grupo realizarlo así, no veo el problema, siempre y cuando todo el grupo este de acuerdo con hacer sexo en grupo.

Emetofilia

Se trata del placer sexual ante la exposición de los vómitos. Así es, en lo que mejor se conoce como “ducha romana”, los emetofílicos encuentran el goce cuando les vomitan encima, revolcándose en los fluidos regurgitados de otras personas.

Puagg, que asco, con lo bien que huelen los vómitos, como para revolcarse en esos ácidos malolientes…

Acrotomofilia

Considerada como una de las más extrañas parafilias en el mundo entero, la acrotomofilia es el interés sexual por las partes amputadas del cuerpo. Independientemente de cual sea la parte del cuerpo que se ha amputado, los acrotomofilicos sienten placer sexual con los tocones resultantes de la parte amputada y en muchos casos, incluso llegan a realizarse una amputación a sí mismos

De locos el mundo está lleno… que repelus…

Necrofilia

Si existe en el mundo un tabú más grande que el del sexo, es el de la muerte, así que no es difícil imaginar qué es lo que pasa cuando colocas ambos en un mismo lugar. La necrofilia es la atracción sexual por los cadáveres. En distintos grados de putrefacción, los necrofílicos no solo “ven gente muerta”...ellos los fornican.

Si, en eso pienso, esta noche me buscare una pirámide, para que el cadáver sea bien rancio y…

Bueno pues, después de este curioso paseo por el mundo del sexo, mejor ir a tomarnos dos whiskys (o la botella entera), para olvidar lo leído.