Cosas de Jorge

viernes, 15 de noviembre de 2013

Fenobarbital


El fenobarbital, también conocido como fenobarbitona, no es más que uno más de esos medicamentos que el médico nos receta, el cual acostumbramos a tomar, sin saber muy bien que es, pertenece al grupo de los llamados medicamentos barbituricos.

El barbital, primer barbitúrico sintetizado, fue creado por los químicos alemanes Emil Fisher y Josef von Mering en Bayer.

En el año 1.904, Fisher sintetizo otros compuestos parecidos al barbital, entre ellos el fenobarbital.
Bayer, fue el primer laboratorio en comercializar el fenobarbital bajo el nombre de Lunimal, en el año 1.912, que tiene propiedades sedantes e hipnóticas.

Durante los años 1.934 y 1.945, el fenobarbital fue utilizado por los médicos nazis, para asesinar a los niños enfermos o con deformidades dentro del programa de eugenesia, en la Operación T-4, tema al cual dedicaremos un articulo proximamente.

En el año 1.940, Winthrop Chemical, fabrico pastillas de sulfatiazol, que al fabricarlas junto con otra línea de fenobarbital, el sulfatiazol se distribuyo contaminado de fenobarbitol, causa por la que cientos de enfermos murieron o resultaron afectados.

Su uso fue habitual hasta el año 1.950, cuando aparecieron las benzodiacepinas.

Alfred Hauptmann, descubrió las propiedades tranquilizantes en los pacientes con convulsiones, al descubrir que el fenobarbital tenía menos efectos secundarios y era más efectivo que el bromuro de potasio.

Actualmente se utiliza más la fenitoina y la carmazepina, para el tratamiento de las convulsiones, que no son fármacos más efectivos que el fonobarbital, pero el organismo los tolera mejor.

Para casos de epilepsia, se utilizan benzodiacepinas de acción rápida, tales como el diazepan o el lorazepam, cuando estos fallan se recurre a la fenitoina, cuanto también falla esta, se recurre al fenobarbital.

El fenobarbital sirve para controlar las convulsiones, aliviar la ansiedad, previene los síntomas de abstinencia de otro medicamento (cuando se va a dejar de tomar el “otro” fármaco).

La acción de este medicamente consiste en ralentizar la actividad cerebral.

Este medicamento se distribuye en forma de tabletas y en forma líquida para ser administrado por vía oral, generalmente en tres dosis diarias.

El fenobarbital, siempre debe tanto consumirse, como dejarse de consumir, bajo estricto control médico.

El consumo habitual del fenobarbital puede causar un debilitamiento se sus efectos, no aumente la dosis sin consultar con su médico.

Si está tomando fenobarbital, no deje de tomarlo sin antes hablarlo con su médico, al dejarlo de tomar repentinamente puede padecer los síntomas de abstinencia, posiblemente creándonos los siguientes síntomas:

-ansiedad
-contracción espasmódica de los músculos
-temblor incontrolable en alguna parte del cuerpo
-debilidad
-mareos
-cambios en la visión
-náuseas
-vómitos
-convulsiones
-confusión
-dificultad para dormir o mantener el sueño
-desvanecimientos, al levantarse, después de estar acostado

Habitualmente nuestro médico nos reduce la dosis de forma gradual para evitar los efectos secundarios al dejar de consumirlo.

Cuando tomamos fenobarbital no se debe consumir alcohol, puede este aumentar sus efectos secundarios, que ya no son pocos por ellos mismos.

-somnolencia
-dolor de cabeza
-mareos
-náuseas
-vómitos

Incluso algunos síntomas pueden ser graves, por lo cual si los sentimos deberemos acudir lo antes posible a nuestro médico.

-respiración lenta o dificultad para respirar
-inflamación de los ojos, los labios o las mejillas
-sarpullido
-ampollas o descamación de la piel
-fiebre
-confusión

En caso de sobredosis los síntomas podrían ser estos:

-movimientos incontrolables de los ojos
-perdida de coordinación
-somnolencia
-respiración lenta
-disminución de temperatura corporal
-ampollas

El fenobarbital también es utilizado en veterinaria para el tratamiento de epilepsia canina y felina cuando las benzodiacepinas fallan.

Si estáis interesados en el tema os recomiendo visitar la página Medline Plus en su artículo “Fenobarbital”.