Cosas de Jorge

sábado, 5 de octubre de 2013

Yonaguni


De nuevo agarramos nuestra maleta virtual, con ella viajaremos a un grupo de islas japonesas, las islas Ryukyu, más concretamente a la isla Yonaguni.

Yonaguni es una pequeña isla japonesa, con una superficie inferior a 30 kilómetros cuadrados y menos de 2.000 habitantes.

Esta isla Yonaguni, en el siglo XII fue incorporada al Reino de Ryukyu.

En el año 1.609 fue anexada al feudo japonés de Satsuma.

El año 1.875 se incorpora formalmente al Japón.

En el año 1.945 fue ocupada por los Estados Unidos.

En el año 1.972 fue retornada al Japón, incorporándola a la prefectura de Okinawa.

Lo que realmente nos interesa de esta pequeña isla que estamos visitando son  un conjunto de estructuras que se esconden bajo sus aguas.

En el año 1.985, Kihachiro Aratake, submarinista japonés las encontró por casualidad.

Estas estructuras, consisten en unos megalitos (monumento prehistórico realizado con un bloque de piedra o varios, de gran tamaño y sin labrar), megalitos, que se supone que antiguamente no estaban cubiertos por el mar y que sus formas podrían haber sido talladas por el hombre.

Según la teoría de Misaki Kimura, profesor de la Universidad de Ryukyu, las estructuras de dichos monolitos fue modificada por el hombre.

Kimura también afirma, que existen 10 estructuras sumergidas en Yonaguni y 5 estructuras similares en la isla de Okinawa.

Kimura data en unos 5.000 años la fecha de esas construcciones, basándose en las estalagtitas y estalagmitas de las numerosas cuevas que rodean estas enormes rocas.

Estas piedras escondidas bajo las aguas de Yonaguni, esconden una estructura de 120 metros de largo, 40 metros de ancho y 20 metros de largo.

Este monolito, que algunos afirman, que fue un tramo de escaleras, posee dos orificios de unos 90 centímetros de diámetro y un metro de profundidad, que unos afirman que eran para colocar dos vigas de madera.

Otros afirman que estos orificios fueron realizados para acumular agua.

Al parecer este monolito tiene una antigüedad de entre 4.000 y 10.000 años, algunos afirman que podría pertenecer a la civilización de Mu, civilización desaparecida como la de la Atlántida o la de Thule.

En 1998, un terremoto destrozo parte de la isla y del monolito, pero al realizar unas filmaciones subterráneas se descubrieron nuevas estructuras, siendo de forma similar a los Zigurats mesopotámicos (templos con forma de torre o pirámide escalonada).

Estas rocas tienen una longitud de 80 metros y algunas de ellas alcanzan los 25 metros de altura.

La estructura principal, posee gran cantidad de ángulos rectos que difícilmente se le pueden otorgar una procedencia natural y se pueden encontrar en la costa sur de Yonaguni durante unos 5 kilómetros.

Según el geólogo Teruaki Oshi estas edificaciones pertenecen a un periodo anterior a la era glacial.

Según afirma Oshi, Yonaguni, formaba parte de un puente que unía Taiwán, Ryukyu y Japón, sus constructores pertenecían a una avanzada civilización formada después del IV milenio antes de Cristo.

El geólogo Robert Schoch, de la Universidad de Boston, cree que podría tratarse de una formación natural, usada y modificada por el hombre en el pasado.

El profesor de Geociencias Oceánicas, Patrick D. Nunn, de la Universidad del Pacífico Sur, afirma que estas estructuras solamente pueden tener un origen natural.

Lo cierto es que si se afirma que estas construcciónes fueron ejecutadas hace unos 8.000 años, seria afirmar que son 5.000 años más antiguas que las pirámides de Egipto, y esta afirmación haría variar la cronología de nuestra arqueología actual.