Cosas de Jorge

jueves, 17 de agosto de 2017

Enuma Elis


Un poema escrito en tablillas, poco conocido, el Enuma Elis (también conocido como Enuma Elish), basado en la religión mesopotámica antigua.

El Enuma Elis, consiste en un simple poema, compuesto por unas mil líneas, que fue encontrado en la ciudad de Ninive (Irak), este poema nos habla de la creación y esta datado entre el año 2000 y 2600 antes de Cristo.

Este poema fue recuperado en el año 1849 por Austen Henry Layard.

George Smith publicó el Enuma Elis en 1876.

Este poema está escrito en siete tablillas de arcilla, aunque la mayor parte de la tablilla V nunca se pudo recuperar, pero a pesar de ello, la recuperación del resto del poema es casi completa.

Ha sido encontrado un duplicado de la tablilla V en Sultantepe (Turquía).

Se cree que el poema fue compuesto en la Edad de Bronce, en la época de Hammurabi o quizás a principios del Kassite (entre el siglo 18 y 16  antes de Cristo), aunque algunos estudiosos afirman que fue después del año 1.100 antes de Cristo.

El poema nos explica como creo el Universo el Dios Marduk.

La primera tableta, nos habla de dos Dioses primigenios: Apsu, que representa el agua dulce y Tiamat, que representa el agua de los mares.

Son creados otros dioses, que residen en el cuerpo de Tiamat (Ea y sus hermanos), estos son tan ruidosos que molestan tanto a Tiamat como a Apsu, hasta el punto de desear matar Apsu a los dioses jóvenes, sin la conformidad de Tiamat.

El visir Mummu, apoya el plan de Apsu, para destruir los dioses jóvenes, pero Tiamat avisa a Ea (el más poderoso de los dioses), el cual impide que esto ocurra, haciendo entrar en coma a Apsu, para posteriormente eliminarlo.

Tras esto, Ea se convierte en el Dios principal y junto con su consorte Damkina, tiene un hijo al cual llamara Marduk, a Marduk se le da el viento, las tormentas de polvo y los tornados, para que juegue.

Los dioses jóvenes que residen en Tiamat, persuaden a esta para que vengue la muerte de su marido Apsu.

Tiamat crea 11 monstruos para ganar la batalla y nombra a su actual marido Kingu al dominio supremo.

Tiamat se vuelve muy poderosa y reta a Marduk a un combate, donde Tiamat es destruida.
Tas vencer a Tiamat, Marduk crea el Universo en varias etapas, en primer lugar sacó la luz de los Dioses Babilónicos.

Más tarde Marduk creó el firmamento, que está por encima del cielo.

Hecho esto, Marduk creó la Tierra seca, debajo del firmamento.

Después creó las luces de los cielos.

También Marduk, después de realizar todo lo anterior, creó a los humanos.

Y el último día, los Dioses (Marduk), descansaron y celebraron su creación.

Si alguna cosa coincide con el Génesis o La Biblia, es pura coincidencia, Jesucristo nació dos milenios más tarde…

Más coincidencias… la leyenda Babilónica de Gilgamech, datada alrededor del año 2.000 antes de Cristo, nos cuenta que Utnapishtim, es informado por la Diosa Ea, que la Tierra será destruida por el Dios Enlil en un ataque de cólera, ahogando el planeta con un gran diluvio.

Curiosamente, Utnapishtim fabrica un gran barco de madera, donde se refugia él, su familia y toda clase de animales vivos.

Unas imparables lluvias azotan esos días la Tierra, inundando y ahogando todo, menos a Utnapishtim y su barco.

Cuando las aguan comienzan a bajar, Utnapishtim, envía a una paloma, mas tarde a una golondrina y por último a un cuervo, a buscar tierra seca.

Tras esto, tanto Utnapishtim como su familia en agradecimiento, son hechos Dioses y enviados al cielo.

Ensalada de pepino con pétalos de sal ahumada


Aunque es una ensalada muy tonta, la que hoy os traigo, como me gusto la presentación, os la publico.

Ingredientes (2 personas):

1 pepino pequeño
2 pepinillos en vinagre grandes
1 tomate
Aceite en spray
Vinagre en spray
Pétalos de sal ahumada (puede ser sal normal)
Preparación:

Comenzamos por lavar y trocear el tomate a cuadraditos, colocando estos en el centro de la bandeja.

Troceamos los pepinillos a trozos similares al tomate y los colocamos a ambos lados del tomate.

Pelamos y troceamos el pepino también a cuadraditos similares a los anteriores y los colocamos ordenaditos, como los demás ingredientes, en la parte exterior de la bandeja.

Solo nos resta espolvorear con pétalos de sal ahumada (recordar que es menos salada que la sal normal) y rociar con aceite y vinagre al gusto.

Guardar en el frigorífico hasta el momento de servir.

miércoles, 16 de agosto de 2017

La comadreja y la lima


Hace días que no os comento ninguna fabula de Esopo, pues hoy, llego el turno a otra de sus fábulas.

En este caso me referiré a una titulada “La comadreja y la lima”

Se introdujo una comadreja en el taller de un herrero y se puso a lamer una lima que ahí se encontraba.

Al cabo de un rato su lengua arrojaba sangre en abundancia, y la comadreja se puso muy feliz pensando que había arrancado algo al hierro, hasta que acabó por perder su propia lengua.

Piensa siempre que si haces un daño, tarde o temprano éste regresará contra ti.

Como le ocurre a la comadreja, que por su ansia de zamparse la lima perdió su lengua, les ocurre a muchas personas.

Aunque la mente humana es tan amplia, que existen diversos tipos de personas que se comportan como la comadreja.

Uno de esos tipos es esa persona, es esa que un día te pide un favor, a los pocos días vuelve a pedirte otro favor, y al final se acostumbra a tenerte a su disposición.

Esa persona que se acostumbra a pedir favores constantemente, generalmente no da nada a cambio, al final, tu y el mundo os cansáis  de hacerle favores, el opina que tú y el mundo son malos, aunque esta persona se ha aprovechado del mundo.

Otro tipo de persona, desea algo con tantas ganas, pongamos un coche como ejemplo, pero podría ser cualquier otro objeto.

Imaginemos que el vecino se compra coche nuevo, pues nosotros no vamos a ser menos, vendemos nuestro viejo coche y con lo que nos dan, pagamos la entrada del nuevo y el resto, a comodísimos plazos mensuales… pero como nuestro presupuesto es escaso y hemos de pagar los comodísimos plazos, pues no nos llega para ponerle gasolina y tenemos coche nuevo, pero aparcadito que gasta ¿no era mejor el viejo?

Pero aquí no se termina la cosa… y si llegamos a un punto que no podemos pagar los plazos… pues nos quitan el coche y nos vamos a patita que es muy sanito.

Pero la cosa aún puede ser peor, nos roban el coche o en un accidente lo rompemos ¿Qué ocurre entonces?

Algo muy simple, vamos a patita que sigue siendo sano, no tenemos coche, ahorramos en gasolina, pero seguimos pagando esos cómodos plazos de un coche que no tenemos.

También suele ocurrir algo parecido a lo que le ocurre a la comadreja con los sentimientos, al igual que con las cosas.

Cuando nos enamoramos, especialmente, es bastante habitual sentir un sentimiento extremo, obsesivo, se llega a tal punto que deseamos tanto a esa persona (nos corresponda con sus sentimientos o no), que nuestro sentimiento amoroso no nos permite pensar con fluidez, nos quita el hambre, etc.

Todas estas formas de comportamiento y mas que hay, son tan destructivas como el lamer la lima la comadreja.

En el primero de los casos el egoísmo del que pide favores, le destruye la amistad de los que lo rodean y el servirse de esos favores.

En el segundo de los casos, la envida del coche del vecino no te hace perder la lengua, pero si lo que tenias.

En el tercero la obsesión por un sentimiento te hace enfermar.


Bocadillos de sobras de pollo y melón


Hace algún tiempo os presente una original forma de comer bocadillos, sin abrir el pan y sirviéndolo de pie.

La primera versión que os presente fue este rico y original “Bocadillo de Salsa Boloñesa”, en esta ocasión utilizaremos esta idea para aprovechar unos restos de pollo asado y combinarlos con melón para darle jugosidad.

Receta del bocadillo de salsa Boloñesa:

Ingredientes (2 personas):

1 barra de pan anchita de 250 g
Sobras de pollo asado
2 rajas de melón
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

A pesar de ser muy original, esta receta es muy fácil de hacer y además queda riquísima.

Comenzamos por desmenuzar el pollo, quitándole los huesos y colocándolo en una sartén con un poco de aceite caliente a fuego medio.

Cortamos a cubitos el melón, desechando su piel y sus semillas y lo introducimos junto con la carne.
Como el melón es dulce, salar el pollo abundantemente.

El melón nos soltara mucha agua, debemos cocinarlo junto la carne a fuego medio, hasta que se evapore el agua prácticamente en su totalidad, para que el exceso de jugo, no nos rompa nuestro bocadillo.

Partimos por la mitad una barra de pan, le sacamos la miga con la ayuda de una cuchara o un saca bolas, con cuidado de no apurar mucho y romper la corteza.

Una vez sequito el melón y el pollo, con la ayuda de una cuchara ir rellenando ambos bocadillos.

Colocarlos en unos vasos o tazas de aproximadamente el mismo diámetro que el bocadillo para que este nos quede vertical.

Servir caliente.

martes, 15 de agosto de 2017

Triangulo del Dragon


Seguramente, todos habréis escuchado hablar del “Triángulo de las Bermudas”, pues en esta ocasión os presento un triángulo menos conocido, que curiosamente se localiza en las antípodas del Triangulo de las Bermudas (localizado en el lado contrario del globo terráqueo), el Triangulo del Dragón (también conocido como Triangulo del Diablo, o también Mar del Diablo), pero también un lugar donde desaparecen barcos y aviones…
El Triángulo del Dragón es una zona situada en el Océano Pacífico alrededor de la isla Miyake (Japón).

El Triángulo del Dragón, consiste en una línea que parte desde el oeste de Japón, hasta un punto situado en el Océano Pacífico, regresando por el este, pasando por las Islas Ogasawara y Guam, para regresar nuevamente al Japón.

El denominado Triángulo del Dragón, curiosamente posee mayor actividad magnética (al igual que el Triángulo de las Bermudas), que cualquier otro punto de la Tierra.

También la zona (como las Bermudas), posee gran actividad de OVNIS, por lo cual algunos afirman que estos podrían ser los causantes de las desapariciones de buques y aviones, los cuales podrían tener sus bases en las profundidades marinas, las cuales poseen unos 12.000 metros de profundidad.

El investigador y biólogo Iván Sanderson, junto con sus colaboradores de la Society for the Investigation of the Unexplained, de Nueva Jersey, señalan que existen en el planeta un total de doce triángulos similares, todos ellos con altas perturbaciones magnéticas, de las cuales dos de ellas son los Polos y el resto son todos marítimos, además repartidas regularmente.

La distribución regular, de estos lugares con alteraciones magnéticas, intenta explicarse con estas tres teorías:

-Fenómeno natural con extraña simetría.

-Colocación simétrica por parte de seres inteligentes, colocación que no llegamos a comprender los motivos de ella.

-La combinación de ambas teorías.

También existe otra teoría que afirma, una conexión entre los polos magnéticos, entre ambos triángulos, que podrían provocar una brecha espacio-tiempo.

Una leyenda japonesa, afirma que bajo el Mar del Diablo existe un reino en el cual el tiempo está detenido y también cuenta de barcos fantasmagóricos que aparecen y desaparecen rápidamente…

Los japoneses no consideran que el Triángulo del Dragón o Mar del Diablo, sea un lugar mas peligroso que cualquiera del resto de sus aguas costeras, pero los marineros, durante años, han atribuido a esta zona la aparición de demonios marinos o dragones, los cuales suben a la superficie del mar, para apoderarse de barcos, sumergiéndolos con su tripulación, a sus guaridas del fondo marino.

Charles Berlitz, publico en el año 1.989, su libro titulado “El Triángulo del Dragón” (The Dragon’s Triangle), el cual afirma que desaparecieron en época de paz 5 buques militares, con más de 700 personas, tras lo cual Japón financió una investigación enviando un buque de investigación con más de 100 científicos para estudiar el Mar del Diablo y descubrir el motivo por el cual se pierden en el los barcos y las personas, buque que también desapareció.

En cambio, el piloto y escritor estadounidense Larry Kusche, afirma que los barcos a los que se refiere Charles Berlitz, fueron barcos de pesca, algunos de ellos desaparecidos fuera del Mar del Diablo, asegurando que en la misma época se perdían centenares de botes de pescar en las costas japonesas.

El buque cargado de científicos al que se refería Charles Berlitz, también afirma Kusche, que era el Kaiyo Maru nº5, el cual no tenia 100 tripulantes a bordo, realmente solo tenía 31 tripulantes, y se perdió el 24 de septiembre del año 1952, mientras estudiaba la actividad volcánica del Myojin-sho y parte de sus restos se recuperaron a unos 300 kilómetros del Mar del Diablo.

En el año 1967, las tripulaciones de tres barcos mercantes afirman haber observado unas misteriosas ruedas submarinas fosforescentes bajo la superficie del agua en el Mar del Diablo.

Actualmente circula por las redes sociales la posibilidad de que el vuelo MH-370 de Malasia Airlines, con 239 personas, a bordo pueda haber desaparecido en el Triángulo del Dragón.

Tren de habas con guisantes


Hoy os traigo una receta muy llamativa, en cualquier mesa, realmente es una humilde tortilla de habas y guisantes, realizada al horno, pero con forma de vagones de tren, hasta con su máquina…

Ingredientes (2 personas):

2 puñados de habas peladas (pueden ser congeladas)
1 lata pequeña de guisantes
1 cebolla
1 tomate
1 vaso de vino blanco
Lechuga
1 pepinillo en vinagre
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Pelamos y troceamos en juliana la cebolla.

Calentamos un generoso chorro de aceite en una sartén, añadimos la cebolla troceada salándola, cuando esta comience a estar transparente, añadimos las habas y continuamos cocinando hasta que la cebolla esté blandita.

Añadimos el vino y bajamos el fuego hasta que las habas estén tiernas.

Cuando las habas estén tiernas, añadimos los guisantes escurridos y les damos unas vueltas para que se mezclen los sabores.

Aceitamos con aceite un molde de silicona (en mi caso de vagones de tren) y repartimos el contenido de la sartén entre los seis vagones de tren (o los moldes que tengáis).

Batimos 4 huevos, añadiéndoles unas hojas de menta fresca picada y sal.

Repartimos los huevos batidos entre los seis moldes de los vagones.

Introducimos en el horno a 180 grados, calor arriba y abajo, durante unos 15-20 minutos.

Mientras colocamos unas hojas de lechuga en el fondo de dos platos.

Cortamos el tomate a rodajas muy finitas y con ellas cubrimos la lechuga.

Aceitamos y salamos.

Desmoldamos nuestros vagones de tren colocando tres de ellos en cada plato, sobre el tomate.

Fileteamos el pepinillo en vinagre y colocamos dos lonchas en cada plato.

Que proveche.

lunes, 14 de agosto de 2017

Sandwich de tortilla, queso y anchoas


La otra noche nos quedaba poco pan para cenar y se nos ocurrió aprovechar el poco pan que teníamos y preparar un sándwich para la cena.

Ingredientes (2 personas):

8 rebanadas de barra de pan
4 rebanadas de pan de molde
4 rebanadas de mortadela con aceitunas
2 huevos
2 pepinillos grandes
Atún en aceite
4 volovanes pequeñitos
Lonchas de queso de pimentón
1 lata de anchoas en aceite
1 tomate
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Comenzamos preparando mi habitual salsa de tomate.

Se lava y se trocea el tomate, se introduce en el vaso de la batidora, se le añade sal y aceite al gusto y se tritura.

Una vez realizada esta mezcla, con la ayuda de una cuchara de postre untamos una de las caras de todas las rebanadas de pan, incluso de las de pan de molde.

Realizamos dos tortillas francesas cuadradas utilizando una sartén cuadrada de aproximadamente el tamaño de una rebanada de pan de molde (si no tenéis esta sartén pues las hacéis redondas con la sartén más pequeñita que tengáis y dobláis los bordes de la tortilla, para que no sobresalga del pan).

Colocamos las tortillas sobre dos rebanadas de pan de molde, previamente untadas de tomate.

Sobre cada tortilla colocamos tres lomos de anchoas en aceite.

Cubrimos con el queso las anchoas.

Fileteamos longitudinalmente el pepinillo en vinagre en cuatro filetes y colocamos dos filetes de pepinillo sobre el queso.

Tapamos con las rebanadas de pan de molde sobrantes.

Cortamos en cuatro trozos cada sándwich y los colocamos separados en cada esquinita del plato.

Rellenamos los volovanes con atún en aceite y colocamos dos volovanes en cada plato.

También cubrimos las rebanadas de pan restantes con atún, sobre el atún colocamos media loncha de mortadela y colocamos estas en ambos platos.


Que aproveche.